Inicio SALUD VISUAL Los ópticos valencianos ‘socializan’ la orto-k como sistema para frenar la miopía

Los ópticos valencianos ‘socializan’ la orto-k como sistema para frenar la miopía

La miopía es una de las pandemias del siglo XXI. FOTO: Unsplush

El Colegio de Óptico-Optometristas de la Comunitat Valenciana (Coocv) pone el foco en la comunicación. El organismo, presidido por Andrés Gené, ha iniciado la difusión de un vídeo en el que explica a las familias qué es la ortoqueratología u ortok.

La difusión se está haciendo en el marco de la Campaña de Concienciación sobre la Miopía que desde septiembre lleva adelante el Coocv, con el objetivo de alertar a la sociedad de los riesgos que supone para la salud visual de la población el aumento de casos de esta enfermedad en los niños, pero también en adolescentes y jóvenes.

El vídeo tiene como protagonista a María, que ha dejado de utilizar gafas gracias a la utilización de lentes de ortoqueratología. En un lenguaje sencillo y accesible, explica las ventajas de este tratamiento y cómo le ha servido para mejorar su visión y frenar la miopía.

En el vídeo se recogen otros tratamientos y herramientas con los que cuenta el óptico-optometrista para adaptar a sus pacientes miopes según su caso. Todos clínicamente probados y avalados por la evidencia científica.

(Menos miopía, más calidad de vida)

Además, se ofrecen cifras de la incidencia de la miopía en los próximos años, alertando de que estamos ante una pandemia que es ya uno de los principales retos de la salud pública en todo el mundo.

Al respecto, Andrés Gené, a través de su cuenta de Linkedin, ha informado de que el Coocv está llevando a cabo una campaña de prevención de la miopía desde septiembre, “ante el progresivo y preocupante aumento de la incidencia de la miopía entre la población más joven, que la pandemia de coronavirus ha agravado”.

(La orto-k representa el 22% de todas las adaptaciones de lentes de contacto)

“Este incremento de la miopía está asociado al estilo de vida cada vez más extendido en las sociedades más avanzadas, donde los niños pasan más tiempos en espacios cerrados, lo que provoca una falta de exposición a la luz solar, factor determinante en el desarrollo de esta alteración visual, y si a esto le añadimos el incremento progresivo del tiempo que pasan los niños y adolescentes realizando actividades en visión de cerca, ya sea frente a una pantalla electrónica o leyendo un libro, tenemos el cóctel perfecto que explica los actuales índices (entre los universitarios españoles ya afecta a 6 de cada 10)”, ha remarcado Gené.