La orto-k sigue creciendo en el mercado de los tratamientos para frenar la progresión de la miopía que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una de las pandemias del siglo XXI.

Eso se desprende de un artículo publicado en Optometry&Vision Science, que arroja luz sobre “el estado de salud” de la ortoqueratología en los Estados Unidos, gracias a los datos obtenidos en la encuesta Fitting of Orthokeratology in the United States (Fokus).

La investigación independiente se llevó a cabo entre más de 500 profesionales del cuidado de la visión en Estados Unidos que, actualmente, ajustan o han ajustado lentes de orto-k, así como a aquellos que aún no lo han hecho.

El 56% de los encuestados que adaptan activamente lentes de ortoqueratología prevé un crecimiento del mercado en los próximos 12 meses, mientras que, el 46 % de los encuestados que actualmente no las adaptan planea comenzar a prescribirlas en los próximos dos años.

“Existe una necesidad insatisfecha de monitorear las tendencias actuales y futuras en el mercado de la ortoqueratología”, dijo el coautor del artículo, Michael J. Lipson. “Su importante papel en la gestión de la miopía en los niños continúa impulsando el crecimiento. Este documento, el primero de su tipo, proporciona una línea de base sólida y destaca cómo la orto-k está lista para emerger rápidamente en todo el país”.

Casi 3.000 profesionales de la salud visual ya trabajan con orto-k en Estados Unidos. Entre ellos, según determina la encuesta, el 68% prescribe la orto-k para el manejo de la miopía, y el 19% la utiliza como alternativa a las gafas o lentillas de día.