Inicio CONTEXTO La óptica alemana prevé un crecimiento, a pesar de la crisis de...

La óptica alemana prevé un crecimiento, a pesar de la crisis de la cadena de suministro, la inflación y el conflicto en Ucrania

La óptica alemana prevé un crecimiento, a pesar de la crisis de la cadena de suministro, la inflación y el conflicto en Ucrania
FOTO: Christian Wiediger (Unsplash)

La industria alemana de la óptica se está preparando para un mayor crecimiento en 2022, a pesar de la incertidumbre que genera la invasión rusa a Ucrania y los problemas de la cadena global de suministro.

Así lo ha confirmado Josef May, presidente de Spectaris (la patronal del sector) en el transcurso de la Opti, que se ha celebrado en Múnich del 13 al 15 de mayo.

May ha dicho que los fabricantes alemanes de óptica oftálmica y óptica de consumo pudieron recuperarse de los efectos negativos de la pandemia de la covid. En general, las ventas en 2021 aumentaron un 11,4 % hasta los 4.750 millones de euros en comparación con 2020. Incluso, el nivel de ventas actual sigue siendo un 1% más alto que en 2019, antes de la pandemia de la covid.

El nivel de ventas actual sigue siendo un 1% más alto que en 2019, antes de la pandemia

“El 2021 fue un muy buen año para la industria óptica alemana”, ha remarcado May, aunque también ha hablado de algunos factores que pueden condicionar el mercado, como la crisis sanitaria de la covid que sigue aún latente o el conflicto en Ucrania.

“Por otro lado, y esto pesa mucho en este momento, la fuerte subida del coste de la vida podría desanimar al consumidor… Y no olvidemos los problemas de la cadena de suministro y los mayores costes de logística y energía. Por lo tanto, es extremadamente difícil hacer un pronóstico para este año», ha señalado May.

A pesar de todo esto, la industria se está preparando para un mayor crecimiento en gafas y lentes de contacto, ya que el cambio demográfico está en pleno apogeo y cada vez más jóvenes se vuelven miopes, además de que los casos de emetropía van en aumento debido a la costumbre cada vez más arraigada del teletrabajo.