Johnson&Johnson juega sus bazas en el mercado global de productos para ralentizar la progresión de la miopía. La multinacional ha iniciado por Singapur la comercialización de Acuvue Abiliti en Asia-Pacífico.

Se trata de una lente de orto-k con la marca CE para el control de la miopía, que ha sido aprobada por la administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Johnson&Johnson ha explicado que el lanzamiento de Acuvue Abiliti en Singapur es el primer paso para introducir esta lentilla en otros países de la región Asia Pacífico.

(La orto-k, de la corrección de la miopía hasta el tratamiento de la presbicia)

En Singapur, ocho de cada 10 niños se vuelvan miopes en los años de la primaria, lo que lleva a una de las prevalencias más altas de miopía en el mundo. De hecho, una encuesta reciente realizada por Johnson&Johnson revela que una proporción grande de padres singapurenses informó que al menos el 75,9 % de ellos tenía hijos a los que se les había diagnosticado miopía antes de los nueve años. Sin embargo, muchos padres desconocen las implicaciones que la miopía puede tener en la salud y las habilidades oculares a largo plazo de sus hijos.

Los niños que desarrollan miopía antes de los 12 años tienen más riesgo de desarrollar miopía alta, lo que aumenta los riesgos de enfermedades que amenazan la vista, como la degeneración macular miópica y el desprendimiento de retina.

Johnson&Johnson registró unos ingresos netos de 3.440 millones de dólares en 2021 por la venta de lentillas, lo que representa un crecimiento del 14,9% frente a 2020.