Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Essilorluxottica acelera en economía circular: recicla seis toneladas de nailon en el...

Essilorluxottica acelera en economía circular: recicla seis toneladas de nailon en el primer trimestre de 2022

Essilorluxottica acelera en economía circular; recicla seis toneladas de nailon en el primer trimestre de 2022
Escaparate de la óptica de Salmoiraghi e Viganò en la Piazza San Babila de Milán. FOTO: Luxottica

Essilorluxottica avanza en economía circular. El gigante mundial de la óptica ha creador todo un proceso con la finalidad de utilizar nailon reciclado en los procesos de producción de monturas.

De hecho, en el primer trimestre de 2022, la compañía logró reciclar alrededor de seis toneladas de nailon solo en la planta de Agordo (Italia), manteniendo sus propiedades originales.

En 2021, Essilorluxottica introdujo en el primer producto R-EA (Recycled Emporio Armani) fabricado con nailon 100% reciclado. Siguiendo la experiencia, la empresa pudo ampliar el uso de nailon reciclado con otras marcas.

El nailon es un tipo de plástico derivado del petróleo crudo. Es una poliamida, hecha de la reacción de productos químicos a base de carbono que se encuentran en el carbón y el petróleo en un ambiente calentado a alta presión. Es transparente, resistente al calor y a los productos químicos, y tiene una baja tasa de absorción. Debido a estas propiedades, el nailon se usa ampliamente en muchas industrias, incluidas la agricultura, la construcción, la confección y el procesamiento de alimentos.

Essilorluxottica piensa llevar el proceso a China y Brasil

Una variación particular del nailon también se utiliza en el sector de las gafas para la producción de monturas de plástico. Por ejemplo, se utiliza un proceso llamado moldeo por inyección, en el que el nailon se funde y se inyecta en un molde para obtener la forma de las gafas. Este es un proceso rápido que genera una baja cantidad de chatarra.

En este contexto, Essilorluxottica utiliza aproximadamente entre 800 y 900 toneladas de nailon al año con solo unas pocas toneladas de residuos. No obstante, hace tres años, sus equipos de I+D en Italia comenzaron a buscar soluciones y cómo se podían reciclar los residuos.

REUTILIZAR EL NAILON HASTA SIETE VECES

Después de dos años de pruebas, descubrieron que el nailon se podía reciclar y reutilizar hasta siete veces de forma segura, sin comprometer la calidad, y se puso en marcha un proceso interno en Agordo, Italia, para reciclar y combinar los desechos de plástico de nailon derivados de la fabricación de monturas.

La fabricación por inyección es esencialmente donde el nailon se funde y se inyecta en un molde para obtener la forma de las gafas y es un proceso rápido que genera una pequeña cantidad de chatarra. La chatarra se coloca en un granulador que la muele en pedazos pequeños; luego el material es transformado por un proceso llamado extrusión, según ha explicado Essilorluxottica.

Durante este proceso, el material se funde y se extruye en piezas con forma de «espaguetis», antes de que finalmente se corten en gránulos. Los gránulos negros que se obtienen pueden reutilizarse y reciclarse varias veces, manteniendo sus propiedades originales.

el material se funde y se extruye en piezas con forma de «espaguetis»

La planta de Agordo en Italia, donde se lleva a cabo el proceso de reciclaje interno, ha recibido la Certificación Internacional de Sostenibilidad y Carbono (ISCC) para la Economía Circular aplicada a través del enfoque de balance de masa. Esto -según Essilorluxottica. es monitoreado continuamente por la compañía (desde el control hasta la fabricación y la ingeniería) y una organización externa verifica su proceso anualmente en función de requisitos estrictos.

La aplicación de esta norma asegura la trazabilidad del material a lo largo de todas las fases de producción: desde la recogida de residuos hasta el proceso de moldeo por inyección y que el gránulo reciclado mantenga los mismos altos estándares de calidad y rendimiento que el original.

Essilorluxottica pretende extender el esquema de certificación ISCC sobre las capacidades de reciclaje de a las plantas de China (Tristar) y Brasil (Campinas).