Inicio AUDIOLOGÍA El mundo ensordece: una de cada cuatro personas tendrá problemas auditivos en...

El mundo ensordece: una de cada cuatro personas tendrá problemas auditivos en 2050

FOTO: Mark Paton (Unsplash)

El mundo va de mal en peor. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que el 25% de la población tendrá problemas audiológicos en 2050.

De hecho, el diagnóstico es más grave, porque al menos 700 millones de los afectados necesitarán atención otológica para mejorar su audición, así como otros servicios de rehabilitación.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, ha explicado que “nuestra capacidad de audición es un bien muy preciado y, si no se tratan, las pérdidas auditivas pueden acarrear consecuencias devastadoras en la capacidad de las personas para comunicarse, estudiar y ganarse la vida… Además, también pueden afectar a su salud mental y a la posibilidad de que mantengan relaciones”.

En la mayoría de los países, la audiología no está integrada en el sistema nacional de salud

En la actualidad -siempre según la OMS- la falta de información precisa y las actitudes estigmatizadoras en torno a las enfermedades del oído y la pérdida auditiva suelen limitar el acceso de las personas a la atención a estas afecciones. “Es incluso habitual que los propios profesionales de la salud carezcan de conocimientos sobre la prevención, la detección temprana y el tratamiento de la pérdida auditiva y las enfermedades otológicas, lo cual dificulta su capacidad para brindar la atención requerida”.

En la mayoría de los países, la audiología no está integrada en el sistema nacional de salud y las personas que presentan enfermedades del oído y pérdida auditiva encuentran dificultades para acceder a ellos. Además, este acceso no se mide ni se documenta suficientemente y los sistemas de información de salud carecen de indicadores pertinentes con ese fin.

El 93% de países de ingresos bajos tiene menos de un audiólogo por cada millón de personas

No obstante, la deficiencia más evidente en la capacidad de los sistemas de salud afecta a los recursos humanos. Aproximadamente el 78% de los países de ingresos bajos cuentan con menos de un otorrinolaringólogo por cada millón de habitantes; el 93% tiene menos de un audiólogo por cada millón de personas; solo el 17% tiene uno o más logopedas por cada millón, y solo el 50% dispone de, al menos, un maestro para sordos por cada millón de habitantes. De acuerdo con el informe, estas deficiencias se pueden solventar mediante la integración de la atención otológica y de la audición en la atención primaria, valiéndose de la formación y de los sistemas de distribución de tareas.

Incluso en los países que cuentan con una proporción relativamente alta de profesionales en esta esfera, la distribución de estos especialistas es desigual, lo cual no solo plantea dificultades a las personas que necesitan atención, sino que también añade una carga de trabajo excesiva al personal que brinda esos servicios.