Inicio CONTACTOLOGÍA El mercado de las lentes de contacto blandas en los tiempos de...

El mercado de las lentes de contacto blandas en los tiempos de la miopía

La pandemia de la miopía y los nuevos hábitos de vida contribuyen a potenciar el consumo de lentes de contacto. FOTO: Fitsum Admasu (Unsplash)

La contactología alcanza nuevos horizontes en el siglo XXI, que pasará a la historia de la humanidad como la centuria en la que la miopía alcanzó el calificativo de pandemia. Este artículo forma parte del CUADERNO DE LA ÓPTICA dedicado a la contactología, que está patrocinado por TEMÁTICA SOFTWAREESCHENBACH WASABI PRODUCTIONS.

El mercado de las lentillas blandas goza de buena salud, una condición que ostenta, precisamente, en un siglo del que, aunque solo han transcurrido dos décadas, ya lleva consigo el sino de las pandemias: la primera de ellas, la del Covid-19, ha acaparado todos los focos por todo lo que ha supuesto y supone para el mundo. De hecho, para una buena parte de la humanidad, existe un antes y un después del coronavirus. Pero, para colmo de males, también hay otra pandemia en ciernes, la de la miopía, que afectará al 50% de la población mundial en el 2050.

La de la miopía, a la que podríamos llamar la pandemia silenciosa (no tiene gran acogida en los mass media), ha servido para apuntalar a la contactología. Sin embargo, no ha sido el único factor que ha impulsado al sector, que también se ha visto beneficiado del nuevo estilo de vida que impera en la sociedad que, en la actualidad, está exornada por runners, jugadores de pádel o senderistas.

En ese contexto, las lentes de contacto blandas movieron una cifra de negocio de 1.960 millones de euros en 2019, un 8,8% más que en 2018, según un estudio de Euromcontact realizado en 33 países (Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Rusia, entre otros). El estudio, sin embargo, incide de manera especial en la realidad del sector en la Unión Europea, más Suiza y Noruega, donde el aumento fue del 3,7%, hasta 1.695 millones de euros.

ONCE PAÍSES EN EL FOCO

El estudio hace un análisis detallado del mercado de la contactología en 11 de los 33 países: España, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Noruega, Suecia, Suiza y Reino Unido. En los países mencionados, el negocio de la contactología mantuvo una evolución constante, situando su cifra de negocio en 1.491 millones de euros en 2019, lo que representa un crecimiento del 3,6% frente a 2018.

Entre ese grupo, Reino Unido es el mayor consumidor de lentes de contacto blandas, con una cifra de negocio de 355 millones de euros. España se encuentra en el medio de este ránking, con una facturación de alrededor de 125 millones, mientras que Noruega y Bélgica aparecen en la cola, con menos de 50 millones (también tiene mucho menos población).

En el segmento de las lentes blandas, las desechables diarias representaron el 55,1% del mercado, mientras que el 44,4% de los ingresos fue generado por la venta de lentillas reutilizables (semanales, quincenales y mensuales); el 0,5% restante corresponde a lentes de contacto convencionales. Por su parte, el mercado de productos de mantenimiento de lentes de contacto alcanzó los 149 millones de euros en los 11 países, lo que ha supuesto un retroceso del 5% respecto al año pasado.

TASA DE PENETRACIÓN EN ESPAÑA

A pesar de que el mercado de las lentes de contacto blandas va en aumento en la Unión Europea, la penetración de este tipo de productos en España entre la población de entre 15 y 64 años es la más baja respecto a los países del entorno. En concreto, la tasa en España es del 4,11%, lo que sitúa al país en la cola de los 11 países analizados por Euromcontac.

No obstante, dentro de lo teóricamente malo, también cabe resaltar un aspecto positivo: la tasa se ha elevado un 3,29% con relación a 2018. En lentillas desechables diarias, la tasa de penetración es España es del 0,92%. En tanto que, las reutilizables cuentan con una tasa del 3,13% y, las convencionales, con el 0,05%. En términos generales, en la mayoría de los países, las lentes de contacto reutilizables siguen siendo las más demandadas, aunque su consumo va disminuyendo. Mientras que, las desechables diarias van ganando, poco a poco, espacio en el mercado.