Más de la mitad de la población considera que el órgano protagonista del proceso de escucha es el oído, cuando en realidad es el cerebro, según el estudio La importancia de la audición: escuchar para cambiar el mundo, impulsado por Oticon.

Los resultados han sido divulgados la víspera del Día Mundial del Cerebro, que se celebra el 22 de julio.

“Cuando nos referimos al cerebro, tendemos a asociarlo con tareas como el aprendizaje, la memoria, los sentimientos o funciones básicas como el habla. Pero también debemos tener en cuenta que el cerebro se ocupa de interpretar la información sonora que nos llega a través del oído”, ha dicho Sergio Álvarez, audiólogo y jefe de formación de Oticon.

El cuidado de los oídos juega un papel fundamental para la salud cerebral

Descubrir que el cerebro es el verdadero responsable de realizar la escucha ha permitido abordar el tratamiento de la pérdida auditiva con un enfoque distinto al convencional. “Se trata de la visión BrainHearing, con la que desarrollamos audífonos que trabajan para dar apoyo al cerebro a la hora de realizar este proceso de escucha, valiéndose de tecnologías como la red neuronal profunda. Con ella el cerebro puede acceder a toda la escena sonora para procesar adecuadamente los sonidos relevantes”, ha remarcado Álvarez.

El cuidado de los oídos juega un papel fundamental para la salud cerebral a largo plazo, ya que una pérdida auditiva severa no tratada puede llegar a multiplicar por cinco el riesgo de sufrir demencia, mientras que la moderada puede hacerlo por tres y la leve puede duplicarlo. “También hemos observado que la pérdida auditiva se encuentra entre los factores aceleradores de deterioro cognitivo en pacientes mayores, principalmente por causas relacionadas con el aislamiento social o el aumento de la carga cognitiva”, según Álvarez.

De hecho, Álvarez ha dicho que una detección precoz de cualquier problema de audición es imprescindible para garantizar este bienestar futuro. “Integrar dentro de nuestros hábitos saludables el cuidado de nuestra salud auditiva puede ser un factor decisivo para prevenir el deterioro cognitivo. Pero, además, es importante que en caso de que detectemos una pérdida auditiva, no retrasemos la búsqueda de tratamientos».