Bausch+Lomb, en modo eco. La multinacional ha recolectado más de 58,6 millones de lentes de contacto usadas en Estados Unidos, a través del programa One by One y Biotrue Eye Care Recycling.

La compañía lleva adelante estos programas gracias a una alianza con TerraCycle, especialistas en la recolección y reutilización de desechos difíciles de reciclar.

Amy Butler, vicepresidenta de medioambiente global, salud, seguridad y sustentabilidad de Bausch+Lomb, ha explicado que antes del lanzamiento de estos programas, los usuarios y profesionales de la salud visual no tenían un método para reciclar adecuadamente las lentillas.

Bausch+Lomb alcanza unas ventas de 942 millones de euros en el tercer trimestre de 2022

“Los programas de reciclaje One by One y Biotrue Eye Care están logrando avances significativos para garantizar que los materiales que no son biodegradables dañen el medio ambiente y, en cambio, se conviertan en una variedad de productos posconsumo”, ha dicho Butler.

Al igual que muchos otros flujos de desechos olvidados, muchas personas no se dan cuenta de lo que sucede con los lentes de contacto. Por lo general, estos materiales no terminan siendo procesados ​​en instalaciones de reciclaje estándar debido a su pequeño tamaño y al tipo de plástico que se usa para fabricarlos. Como resultado, pueden terminar en vertederos o vías fluviales, contribuyendo a la contaminación del medio ambiente.