Inicio CONTACTOLOGÍA Bausch+Lomb, de creador de Ray-Ban a especialista en contactología

Bausch+Lomb, de creador de Ray-Ban a especialista en contactología

Bausch+Lomb
Bauch+Lomb desarrolla lentillas para tratar la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la vista cansada. FOTO: Max Muselmann (Unsplash)

La contactología alcanza nuevos horizontes en el siglo XXI, que pasará a la historia de la humanidad como la centuria en la que la miopía alcanzó el calificativo de pandemia. Este artículo forma parte del CUADERNO DE LA ÓPTICA dedicado a la contactología, que está patrocinado por TEMÁTICA SOFTWAREESCHENBACH WASABI PRODUCTIONS.

La pandemia de la miopía le ha dado alas a Bausch+Lomb (grupo Bausch Health) para desarrollar nuevos productos en contactología, en el marco de una estrategia que tiene como fi nalidad reafi rmarse como un proveedor de soluciones para tratar cualquier problemática que afecte a la visión de las personas.

Bausch+Lomb es una de las empresas más longevas del sector de la óptica, ya que sus orígenes se remontan a 1853. En concreto, nació en la localidad de Rochester, Nueva York, por iniciativa de John Bausch y Henry Lomb, dos inmigrantes alemanes que montaron un pequeño taller para la fabricación de monóculos. Años más tarde, su espíritu de emprenderos los llevo a adentrase en la elaboración de monturas para gafas de caucho vulcanizado.

Aquello fue solo el comienzo de una compañía que iría sumando diferentes capítulos conforme avanzaba en su trayectoria, varios de ellos escritos al final del siglo XIX. Destacan, por ejemplo, los capítulos relacionados con la producción de microscopios, telescopios o prismáticos que, a la postre, les irían marcando el camino que debía seguir.

Destacan, por ejemplo, los capítulos relacionados con la producción de microscopios, telescopios o prismáticos

RAY-BAN, UNA MARCA GLOBAL

Desde los mismos inicios del siglo XX, Bausch+Lomb se sumergió en el campo de la óptica, sector en el que comenzó a diversificar. En 1937, la empresa creó las gafas Ray-Ban que, en primera instancia, fueron utilizadas por los aviadores del ejército de Estados Unidos y ahora, tras el vertiginoso paso de los años, se han convertido en un ícono mundial.

En 1999, Bausch+Lomb decidió deshacerse de Ray-Ban, y la vendió Luxottica (ahora Essilorluxottica, el mayor operador mundial de la óptica por facturación), que la ha transformado en el buque insignia de su cartera de marcas.

Bausch+Lomb decidió deshacerse de Ray-Ban, y la vendió Luxottica (ahora Essilorluxottica, el mayor operador mundial de la óptica por facturación)

BAUSCH+LOMB Y EL MUNDO DE LAS LENTES

En 1954, casi un siglo después de su fundación, Bauch+Lomb recibió un Óscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas como reconocimiento a su lente Cinemascope y, en 1965, creó las lentes de las cámaras con las que se obtuvieron las primeras imágenes de la superficie lunar.

Una de las instalaciones de la empresa en el mundo.

En 1971, luego de tres años de investigación, Bausch+Lomb introdujo en el mercado la primera lente de contacto fabricada de Poly-Hema, un polímero que forma un hidrogel y que dio una nueva perspectiva a la contactología. Desde entonces, ha seguido trabajando en el desarrollo de productos para tratar la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la vista cansada.

“Las lentes de contacto Ultra, desarrolladas para usuarios de pantallas digitales, son un ejemplo de nuestra innovación permanente, ya que esta gama permite compensar varios defectos de la vista provocados por diversas anomalías visuales”, explican fuentes de la compañía. “Otro ejemplo de innovación son las lentes de contacto Biotrue One Day, fabricadas con Hhypergel, un material inspirado en la biología de los ojos diseñado para una mayor comodidad de uso”.

UNA VUELTA DE TUERCA A BIOTRUE ONE DAY

De hecho, Bausch+Lomb le ha dado una mayor dimensión a Biotrue One Day en 2020, ya que ha extendido los parámetros de las lentes de contacto para el astigmatismo, con la finalidad de ofrecer mayores posibilidades en lentes tóricas desechables a los profesionales de la salud visual.

En paralelo, la empresa se dedica a la elaboración de soluciones de limpieza y mantenimiento, como las soluciones Biotrue, ReNu o Boston, adaptadas a los distintos tipos de lentes de contacto. “Recientemente también hemos desarrollado nuevas formulaciones para hidratar y proteger la superfi cie ocular. Se trata de una gama que incluye lágrimas artificiales y un gel lubrificante que vienen a ampliar la oferta de productos de la marca Biotrue”.