Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS 2020: el año en que Marcolin cambió de consejero delegado y estrechó...

2020: el año en que Marcolin cambió de consejero delegado y estrechó su alianza con LVMH

Sede de Marcolin en Italia.

Este artículo forma parte del Anuario 2020, documento que recoge los principales hechos que han marcado el sector de la óptica el pasado año.

El año de la covid ha generado muchos movimientos en Marcolin. El grupo italiano, uno de los titanes del mercado de la óptica mundial, ha tenido que cerrar varios frentes a lo largo del 2020, empezando por el cambio en la cúpula directiva hasta la toma de medidas para paliar los efectos de la pandemia.

El 9 de marzo, días antes de que los gobiernos de los diferentes países europeos decretasen el confinamiento en sus respectivos territorios para frenar el avance de la covid, Marcolin se convertía en noticia de primera página para los directivos del sector, al anunciar que su consejero delegado, Massimo Renon, dejaría su cargo el 14 de abril.

El ejecutivo, que trabajaba en la empresa desde 2017, había decidido cambiar de aires e incorporarse al grupo Benetton, una de las compañías más representativas de Italia en la distribución de moda.

Fabrizio Curci fue el consejero delegado y director general de Fiera Milano

De inmediato, Marcolin abrió un proceso para contratar a su nuevo consejero delegado y, después de un trabajo de casi tres meses, fichó a Fabrizio Curci. Graduado en economía por la Universidad Bocconi, Curci tiene una amplia experiencia en el campo empresarial, puesto que empezó su carrera profesional en Olivetti Tecnost y Fiamm y luego se unió a FCA – Fiat Chrysler Automobiles Group –, donde trabajó durante diez años convirtiéndose en jefe de la marca Alfa Romeo para la región EMEA y Jefe de Alfa Romeo Global Launch.

Desde septiembre de 2017 a junio de 2020, Fabrizio Curci fue el consejero delegado y director general de Fiera Milano que, dicho sea de paso, es donde se celebra Mido.

Curci ha tenido que dirigir la época posconfinamiento de Marcolin. En los primeros nueve meses (finalizados el 30 de septiembre) de su actual ejercicio, el grupo alcanzó unas ventas de 237,1 millones de euros, lo que representa un descenso del 33,5% frente al mismo periodo de 2019.

Oficina de Marcolin en Australia.

Entre enero y septiembre de 2020, Marcolin anotó unos números rojos de 45,1 millones de euros, frente a las pérdidas de 12,8 millones registradas en los primeros nueve meses del año pasado.

LOS EFECTOS DE LA COVID

Los resultados de Marcolin están estrechamente ligados al brote de la covid. De hecho, sus ventas comenzaron a deteriorarse con rapidez a partir de la segunda quincena de marzo, cuando se produjeron los confinamientos en Europa y Estados Unidos, principalmente.

El grupo inició su recuperación de manera progresiva a partir de mayo, manteniendo una tendencia alcista en el tercer trimestre. No obstante, Marcolin ha reconocido que es difícil predecir a cuánto ascenderá su cifra de negocio al finalizar el periodo, debido al repunte de la pandemia en el último tramo del año.

Marcolin siguió adelante con su proceso de internacionalización y puso en marcha una filial en Sídney

A pesar de la covid, Marcolin siguió adelante con su proceso de internacionalización y puso en marcha una filial en Sídney para reforzar su presencia en la región Asia-Pacífico y fortalecer las sinergias comerciales con la actual oficina regional situada en Hong Kong.

Con la apertura en Australia, Marcolin ya tiene presencia directa en un mercado en el que operan importantes cadenas locales independientes que se ocupan de la distribución de las marcas que forman parte de su portafolio.

Marcolin ya cuenta con 13 filiales: en Europa (Benelux, DACH, Francia, Italia, países nórdicos, Portugal, España y Reino Unido), América (Estados Unidos y Brasil), Asia (Hong Kong y Singapur) y Australia.

El DESPEGUE DE THÉLIOS

Thélios es la empresa conjunta de óptica que pertenece a LVMH y Marcolin.

El 2020 también le sirvió a Marcolin para reforzar su relación con LVMH. Thélios, la joint venture creada por las dos empresas en 2017, comenzó a producir las marcas que pertenecen a LMVH, las cuales, hasta el año anterior, las fabricaban otras empresas del sector bajo licencia.

La empresa está dedicada a la producción y comercialización de las gafas de Celine, Loewe, Kenzo, Fred, Berluti, Rimowa, entre otras.

No obstante, el mayor hito que alcanzó Thélios en 2020 fue el de la ampliación de sus instalaciones en Longarone, con el objeto de impulsar la fabricación de Dior (cuya licencia estaba en manos de Safilo), que será su marca estrella.

La fábrica de Thélios (cuya superficie es de 20.000 metros cuadrados) cuenta ahora con 20.000 metros cuadrados (hasta octubre tenían 8.000 metros cuadrados), de los cuales, 18.000 se destinan a producción y 2.000 a oficinas.

La fábrica de Thélios tiene una capacidad de producción de cinco millones de gafas al año. Sin embargo, la mitad de las instalaciones estarán destinadas a Dior.