Inicio SALUD VISUAL Vissum Grupo Miranza ejecuta el primer implante de células madre para el...

Vissum Grupo Miranza ejecuta el primer implante de células madre para el tratamiento de la distrofia corneal

issum Grupo Miranza. Celulas madre
Ojo operado con celulas madre. FOTO: Vissum Grupo Miranza

Vissum Grupo Miranza ha concluido el primer implante de células madre del tejido adiposo para el tratamiento de la distrofia corneal.

El proyecto ha corrido a cargo de un grupo multicéntrico becado por el Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto Carlos III y coordinado por Vissum Grupo Miranza.

Vissum Grupo Miranzaha explicado que se trata de un hito científico tras 14 años de investigación experimental, que ya ha sido publicado en algunas de las revistas científicas más prestigiosas como Frontiers in Medicine, entre otras.

La terapia celular avanzada del estroma corneal, pionera en España para el tratamiento de distrofias corneales como el queratocono, evita la degeneración corneal que en muchos casos deriva en la necesidad de un trasplante, permitiendo la regeneración del tejido hasta que las células se convierten en queratocitos. Los queratocitos son células propias de la córnea que evitan que la enfermedad progrese, mejorando sustancialmente la calidad de vida de los pacientes.

“Esto nos permite revitalizar biológicamente la córnea, deteniendo la enfermedad sin necesidad de cirugía”, ha dicho el Dr. Jorge Alió, especialista de Vissum Grupo Miranza, quien ha liderado el proyecto.

El queratocono, patología del paciente al que Vissum Grupo Miranza ha aplicado esta técnica, es una alteración ocular en la que se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Su forma esférica habitual cambia por una cónica, originando un astigmatismo irregular que distorsiona las imágenes y una sucesiva disminución de la visión.

El queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes. Se inicia en la pubertad y la mayoría de los pacientes que lo padecen tienen entre 20 y 30 años, diagnosticándose un 73% de los casos antes de cumplir los 24.

Entre las causas que lo desencadenan hay un componente genético, ya que es hereditario en un 10% de los casos. Igualmente, se relaciona también con traumatismos, lesiones, alergia ocular o frotamiento continuo de los ojos.