Inicio AUDIOLOGÍA Una de cada 10 personas en el mundo sufrirá pérdida de audición...

Una de cada 10 personas en el mundo sufrirá pérdida de audición discapacitante en 2050

Escuchar música a volume muy alto perjudica la salud auditiva de las personas. FOTO: Henry Be (Unsplash)

El mundo ha llegado al 3 de marzo, Día de la Audición,  hablando casi en exclusiva sobre el coronavirus cuando hay otros asuntos que deben preocuparle como, por ejemplo, que más del 5% de la población mundial, es decir 466 millones de personas,  padece pérdida de audición discapacitante. De esa cifra 34 millones son niños.

De hecho, se estima que de aquí a 2050 más de 900 millones de personas -una de cada diez-padecerá pérdida de audición, lo que agrava el panorama, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños. La mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante vive en países de ingresos bajos y medianos.

La mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante vive en países de ingresos bajos y medianos

Una tercera parte de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante. La máxima prevalencia en ese grupo de edad se registra en Asia meridional, Asia-Pacífico y el África subsahariana.

Las causas de pérdida de audición y sordera pueden ser congénitas o adquiridas, de acuerdo con un estudio de la OMS.

Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después debido a factores hereditarios y no hereditarios, o a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas: rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo; bajo peso al nacer; asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto); uso inadecuado de ciertos medicamentos, entre otros.

Entre las causas adquiridas están algunas enfermedades infecciosas, como la meningitis, el sarampión y la parotiditis; la infección crónica del oído; la otitis; el uso de algunos medicamentos, como los empleados para tratar las infecciones neonatales, el paludismo, la tuberculosis farmacorresistente y distintos tipos de cáncer; a exposición al ruido excesivo, por ejemplo en entornos laborales en los que se trabaja con maquinaria ruidosa o se producen explosiones o  a sonidos muy elevados durante actividades recreativas.

La meningitis, el sarampión y la parotiditis pueden provocar sordera

La OMS ha alertado que una de las principales consecuencias de la pérdida de audición es la limitación de la capacidad de la persona para comunicarse con los demás. En los niños con pérdida de audición desatendida, el desarrollo del habla se suele retrasar.

La pérdida de audición y las enfermedades del oído desatendidas, entre ellas la otitis media, pueden tener efectos muy perjudiciales en el rendimiento escolar de los niños. Las personas afectadas suelen tener mayores índices de fracaso escolar y necesitan más asistencia educativa. Para una experiencia de aprendizaje óptima es importante que los niños tengan acceso a unos ajustes adecuados, los cuales no siempre están disponibles.