Safilo se proyecta más allá de los 1.000 millones en 2022. La compañía, liderada por Ángelo Trocchia, ha alcanzado unas ventas netas de 282,6 millones de euros en el primer trimestre de 2022, lo que representa un crecimiento del 12,4% frente al mismo periodo de 2021.

Por regiones, Safilo registró una cifra de negocio de 129,0 millones de euros en Norteamérica, un 0,9 % más a tipos de cambio constantes (+8,3 % a tipos de cambio actuales). El crecimiento ha sido del 5,5%, gracias a la fortaleza de Smith, pero también por el creciente segmento de monturas para gafas graduadas.

En Europa, el grupo facturó 117,2 millones de euros, un 16,2 % más a tipos de cambio constantes

En Europa, el grupo facturó 117,2 millones de euros, un 16,2 % más a tipos de cambio constantes (+15,5 % a tipos de cambio corrientes) en comparación con el primer trimestre de 2021. El crecimiento fue generalizado en todos los mercados, con un rendimiento superior en Reino Unido, Francia y Alemania; España y Portugal registraron un fuerte repunte interanual, puesto que, el año pasado, ambos mercados estuvieron expuestos al impacto negativo que la covid provocó en las ventas de gafas de sol.

En lo que respecta a Asia-Pacífico, las ventas permanecieron bajo presión debido al repunte de la pandemia de la covid y los confinamientos impuestos en un creciente número de provincias chinas. Los ingresos netos de la región se situaron en 12,4 millones de euros en el trimestre, un 9,3 % menos a tipos de cambio constantes (-4,4 % a tipos de cambio actuales) en comparación con el primer trimestre de 2021. Sin embargo, el rendimiento orgánico fue positivo, con un repunte del 2,3% a tipos de cambio constantes, respaldado por una recuperación empresarial en Japón y el Sudeste Asiático.

En el resto del mundo, Safilo registró unos ingresos de 23,9 millones de euros, un 27,3 % más a tipos de cambio constantes (+34,6 % a tipos de cambio corrientes) respecto al primer trimestre de 2021. El rendimiento empresarial, que reflejó completamente un crecimiento orgánico del 29,8 %, fue impulsado por las continuas ventas positivas en Brasil y México, pero también por un entorno empresarial en constante mejora en Oriente Medio e India (este último volvió a crecer después de muchos trimestres de debilidad).