Inicio SALUD VISUAL Multiópticas alerta sobre los peligros del ‘vamping’ con la campaña ‘Nuevos monstruos’

Multiópticas alerta sobre los peligros del ‘vamping’ con la campaña ‘Nuevos monstruos’

Multiópticas, vamping
El vamping -que nace de mezclar las palabras vampiro y texting- es un problema cada vez más presente en nuestra sociedad.

Multiópticas mueve una ficha en salud visual. El grupo, liderado por Carlos Crespo, ha creado la campaña Nuevos monstruos con el fin de alertar a las familias sobre el peligro del vamping, que consiste en ocupar horas de sueño usando un dispositivo electrónico durante la noche, es un problema cada vez mayor y está más presente en nuestra sociedad.

El vamping -que nace de mezclar las palabras vampiro y texting- es un problema cada vez más presente en nuestra sociedad. Según datos del estudio Vamping de Multiópticas, dos de cada tres padres piensan que sus hijos podrían estar haciendo vamping.

Además, casi nueve de cada diez padres “dirían que les preocupa el tiempo que sus hijos dedican a las pantallas”. Sin embargo, de manera paradójica, más de seis de cada diez padres reconoce que alguna vez ha hecho vamping.

Campaña ‘Nuevos mounstros’, lanzada por Multiópticas.

En la actualidad, ocho de cada diez niños tienen acceso a pantallas a la hora de acostarse. De hecho, se estima que los niños pasan una media de casi tres horas diarias mirando una pantalla (PC, Móvil, TV, Tablet, etc.), y de ellas, unos 35 minutos los destinarían a hacer vamping.

Bajo esta premisa ha nacido la campaña Nuevos monstruos, en la que se narra la historia de unos monstruos que han tenido que dejar su antiguo trabajo asustando a niños, para buscarse ‘nuevos oficios nocturnos’, ya que las pantallas les han dejado sin trabajo.

Para la campaña, se ha contado con la colaboración de Alicia Banderas, psicóloga experta en adolescencia e infancia, quien asegura que el vamping conlleva la dificultad en la conciliación del sueño ya que la luz de la pantalla engaña a su cerebro haciéndoles creer que es de día y no segrega melatonina, la hormona que nos induce el sueño.

“Todo ello afecta a su descanso y, por tanto, disminuye su rendimiento escolar, así como produce fatiga visual por lo que se recomienda no usar pantallas dos horas antes de irnos a dormir para evitar el insomnio tecnológico”, ha remarcado Banderas.