Inicio SALUD VISUAL Los ópticos andaluces declaran la guerra a las gafas premontadas

Los ópticos andaluces declaran la guerra a las gafas premontadas

Gafas premontadas
Las gafas premontadas se venden en bazares, gasolineras o mercadillos. FOTO: Coooa

El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (Coooa) baja a la trinchera para luchar contra las gafas premontadas. El organismo, presidido por Blanca Fernández, ha alertado a la población de los peligros que acarrea el uso de las gafas premontdas.

Las gafas premontadas las utiliza el 12% de la población (900.000 en Andalucía), cuando solo pueden ser aptas para un 2% y siempre que se lo gafa de manera ocasional, ha remarcado Blanca Fernández.

Compuestas por lentes de aumento para visión de cerca, las gafas premontadas son fabricadas y vendidas con unas medidas y graduaciones genéricas, sin contar con el asesoramiento ni la prescripción de un profesional sanitario.

Los gafas premontadas generan en sus usuarios problemas de adaptación a las gafas progresivas

Las gafas premontadas provocan lagrimeo en las personas que las utilizan, y desatan cefaleas, fatiga visual, vértigos y dolores cervicales. Además, su uso cotidiano genera problemas de adaptación a gafas progresivas, desarrollo o aumento de patologías, cansancio y bajo rendimiento visual o laboral, etc.

Los usuarios de gafas premontadas también están en desventaja frente a quienes utilizan gafas personalizadas, ya que no compensan el astigmatismo, ni tienen en cuenta diferencias visuales entre ambos ojos. «Esto supone una peor visión, mayor presbicia y otros posibles daños y problemas, como los descritos anteriormente», ha finalizado Fernández.