Inicio CONTEXTO La tasa de actividad de las personas con discapacidad visual crece en...

La tasa de actividad de las personas con discapacidad visual crece en 2019 y se sitúa en 45,5%

la tasa de riesgo de pobreza aumentó 4,3 puntos para los mayores de 65 años. FOTO: (Unsplash)

La tasa de actividad de las personas que tienen discapacidad visual fue del 45,5% en 2019, lo que representa un incremento de 2,5 puntos respecto a 2018, según datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En cambio, las personas con discapacidad auditiva han corrido una suerte distinta, puesto que su tasa de actividad se ha reducido en 1,2 puntos, hasta situarse en el 56,8%. Sin embargo, sigue siendo una tasa más alta que aquellas que padecen las personas con patologías relacionadas con la visión.

Las tasas de actividad tanto de personas con discapacidad visual como auditiva están por encima de la media general, que fue del 34% en 2019, lo que representa un retroceso de 0,5 puntos frente a los datos de 2018.

La tasa de actividad de las personas con discapacidad auditiva es del 56,8%

El informe sobre el empleo de las personas con discapacidad es una operación de periodicidad anual que tiene como objetivo obtener datos sobre la fuerza de trabajo (ocupados, parados) y la población ajena al mercado laboral (inactivos) dentro del colectivo de personas con edades comprendidas entre los 16 y 64 años y con discapacidad oficialmente reconocida.

En términos generales, el informe del INE señala que el 34,0% de las personas con discapacidad oficialmente reconocida eran activas, 0,5 puntos menos que en 2018. Esta tasa de actividad era 43,7 puntos inferior a la de la población sin discapacidad.

La tasa de paro para el colectivo de discapacitados fue del 23,9%, con un descenso de 1,3 puntos respecto a 2018. Esta tasa era 10 puntos superior a la de la población sin discapacidad.  

Por su parte, la tasa de empleo de las personas con discapacidad fue del 25,9% (66,9% para las personas sin discapacidad), con un aumento de 0,1 puntos respecto a 2018. El 89,5% de los ocupados eran asalariados y, de estos, el 73,1% tenía contrato indefinido.