Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Essilorluxottica encarrila la compra de Grandvision tras obtener el sí de las...

Essilorluxottica encarrila la compra de Grandvision tras obtener el sí de las autoridades chilenas

La cadena chilena Rotter&Krauss pertenece al grupo Grandvision. FOTO: Grandvision

Essilorluxottica da un paso más en su estrategia de expansión. La Fiscalía Nacional Económica (FNE) de Chile aprobó en Fase II y con medidas de mitigación la compra de Grandvision, excluyendo de la operación a Rotter&Krauss.

En la actualidad, Rotter&Krauss es la cara visible de Grandvision en el país sudamericano, y una de las mayores cadenas de óptica del mercado chileno.

Con la decisión de la FNE, a Essilorluxottica y Grandvision solo les queda por obtener la autorización de las autoridades antimonopolio de Turquía para cerrar-antes de julio, como está previsto- una de las negociaciones de mayor impacto en la óptica mundial.

A Essilorluxottica y Grandvision solo les queda por obtener la autorización de las autoridades antimonopolio de Turquía

En lo que concierne a Chile, la operación consistía -originalmente- en la concentración entre Essilorluxottica, dueño de GMO, Econópticas, Place Vendôme, Sunglass Hut, Ray-Ban y el laboratorio Megalux Chile, entre otros; y Grandvision, que opera principalmente a través de la marca Rotter&Krauss.

La investigación de la FNE comenzó el 14 de febrero de 2020 y el 5 de mayo de 2020 fue extendida a Fase II.

Al iniciar la revisión, las partes ofrecieron a la FNE desinvertir dos cadenas ópticas de Essilorluxottica, medidas de mitigación que fueron consideradas insuficientes para evitar una reducción sustancial de la competencia, ya que la operación implicaba la integración de GMO y Rotter&Krauss, que son el primer y segundo actor en el mercado local.

GMO y Rotter&Krauss son el primer y segundo actor en el mercado chileno de la óptica

En su análisis, la FNE indagó en profundidad sobre las condiciones del mercado, consultando a múltiples actores de la industria, como cadenas de óptica, ópticas independientes, mayoristas de monturas y gafas de sol, laboratorios ópticos y tiendas por departamentos, entre otros.

En cuanto a los riesgos horizontales, la FNE observó que la operación elevaría de manera relevante la concentración en el mercado de comercialización minorista de productos en cadenas ópticas, y que las partes tendrían incentivos para aumentar los precios en el mercado minorista, debido a que los consumidores no perciben a las ópticas independientes como competidores cercanos a las ópticas de cadena, y que, entre estas últimas, GMO y Rotter&Krauss son los competidores más cercanos.

Adicionalmente no se identificaron elementos mitigadores de estos riesgos, como la entrada, reposicionamiento o expansión de actores en el mercado, o que la operación generase eficiencias suficientes para mitigar los riesgos.

las partes ofrecieron a la Fiscalía nuevas medidas de mitigación, que fueron consideradas efectivas

Respecto a los riesgos verticales, la investigación concluyó que Essilorluxottica tendría la capacidad e incentivos para aumentar los precios de insumos (como monturas y gafas de sol) y de servicios de procesamiento de lentes semiterminados a las cadenas ópticas desinvertidas, lo que impulsaría un aumento de precios en el segmento retail.

En respuesta a estos riesgos, las partes ofrecieron a la Fiscalía nuevas medidas de mitigación, que fueron consideradas efectivas, idóneas y proporcionales para impedir que la operación reduzca de forma sustancial la competencia en el mercado chileno, permitiendo, a la vez, el monitoreo de su cumplimiento efectivo en el futuro.

RECOMPRA DE ROTTER&KRAUSS

Estas consisten en la recompra de Rotter&Krauss y su laboratorio por parte de HAL Investment, dueño de Grandvision, previniendo así una concentración en el mercado de comercialización minorista de productos ópticos.

Adicionalmente, entre septiembre de 2020 y marzo de 2021, las partes ofrecieron diversos compromisos para garantizar la competitividad de Rotter&Krauss tras la operación, consistentes en:

Obligación de suministro de marcas propias de Grandvision y licenciamiento de marcas en las mismas condiciones a las que actualmente accede Rotter&Krauss por tres años; obligación de suministro de monturas y gafas de sol de Essilorluxottica en condiciones de precio equivalentes a las que accede Rotter&Krauss actualmente por cinco años; provisión de servicios de tecnologías de información para facilitar el cambio e internalización de dichos servicios por parte de Rotter&Krauss por 12 meses; limitación de acceso de Essilorluxottica a información sensible de Rotter&Krauss durante el periodo de vigencia de las medidas; impedimento de contratar personal clave de Rotter&Krauss por EssilorLuxottica por dos años.

La operación también fue notificada en otras jurisdicciones en las cuales operan las partes y el 23 de marzo pasado fue aprobada con condiciones por la Comisión Europea.