Inicio AUDIOLOGÍA Del aislamiento social a la depresión: Oticon advierte de los peligros de...

Del aislamiento social a la depresión: Oticon advierte de los peligros de la hipoacusia

FOTO: Oticon

El aislamiento social, la depresión o el estrés son las principales consecuencias de la pérdida auditiva, según Oticon.

La empresa, que forma parte del grupo Deman, ha advertido a la población de los problemas que tienen las personas que no oyen bien, debido a que no se han tratado la hipoacusia.

“La pérdida de audición puede desencadenar importantes problemas añadidos que afectan a la calidad de vida de las personas que la sufren, por ello contar con el apoyo de la familia y amigos, además de realizar revisiones periódicas en un centro auditivo o con un profesional de la audición, será fundamental a la hora de hacerlos frente”, ha explicado José Luis Blanco, jefe de audiología de Oticon, en una nota de prensa.

Las personas que padecen pérdida auditiva suelen enfrentarse a diversos obstáculos en su entorno laboral

En la actualidad, más de 1.500 millones de personas en el mundo viven con algún grado de pérdida auditiva, de las cuales unos 430 millones necesitan ayuda para su rehabilitación, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las personas que padecen pérdida auditiva suelen enfrentarse a diversos obstáculos en su entorno laboral. “Estos trabajadores con problemas auditivos tienen dificultades para desenvolverse en las situaciones sociales conflictivas que suelen ocurrir en el entorno laboral, es decir, la falta de audición hace que sea más frecuente cometer errores, además de ser víctimas de abuso o mobbing provocando el aislamiento y haciendo que el individuo deje de socializar e incluso abandonar”, ha remarcado Oticon.

En este contexto, contar con el papel de la familia es fundamental, tanto para aceptar que la persona tiene pérdida auditiva como para la adaptación.