Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS De Rigo, el gigante italiano que mantiene el pulso en el mercado

De Rigo, el gigante italiano que mantiene el pulso en el mercado

De Rigo - Police
Instalaciones del grupo De Rigo.

El mercado de la óptica está en pleno proceso de cambio. Tras la fusión de Essilor y Luxottica, los principales actores del sector continúan recolocando sus piezas. Este artículo es parte del primer CUADERNO DEL NEGOCIO DE LA ÓPTICA, editado por MODAENGAFAS.COM, con el patrocinio de TEMÁTICA SOFTWARECECOP L’ESTROP.

De Rigo cumplirá 42 años de vida en 2020, y lo hará en medio de la serie de cambios que se viene produciendo en el sector, lo que le ha obligado a modificar sus organigramas y a reajustar su operativa.

El grupo, fundado por los hermanos Ennio y Walter De Rigo en el área de Belluno, Italia, con el nombre de Charme Lunettes, empezó sus operaciones con una plantilla de 30 personas y con la misión de fabricar gafas para otras marcas. Ahora la empresa cuenta con 3.000 empleados a escala global, siendo uno de los principales operadores mundiales del sector. En España, De Rigo cuenta con su propia filial dirigida desde enero de 2019 por Xavier Selma Coderch, ejecutivo que trabajó durante una década en Luxottica.

De hecho, Selma reemplazó en esas funciones a Pau Fons, un directivo con una trayectoria de más de doce años en De Rigo, que en el proceso de reordenamiento global ha sido promovido a director de las filiales de Europa Occidental.

De Rigo, en el mercado español, comercializa sus colecciones a través  en el wholesale y de General Óptica, cadena que le pertenece desde el año 2000

En España, la presencia De Rigo está en el wholesale y en General Óptica, cadena que le pertenece desde el año 2000 y que facturó 175 millones de euros en 2018, siendo la segunda operadora del país por volumen de ventas, solo por detrás de Multiópticas.

En otros países, De Rigo también ha ejecutado una especie de verticalización de su modelo de negocio, como ocurre en Reino Unido, donde en 1998 el grupo compró la cadena Dollond&Aitchison, la más antigua del mundo. En 2009, fusionó Dollond & Aitchinson con Boots Opticians, marca con la que en la actualidad opera en Reino Unido.

Al finalizar 2018, el negocio de retail de la compañía lo nutrían 733 establecimientos, 270 de ellos pertenecientes a General Óptica, 447 a Boots Opticians y 69 a la cadena turca Opmar Optik.

CON POLICE A LA CABEZA

A pesar de la multitud de cambios que se han producido en el mercado por los nuevos hábitos de los consumidores y la introducción de un mayor número de marcas por otros operadores del mercado, De Rigo tiene en Police a su enseña más emblemática, ya que fue la que le abrió las puertas del mercado mundial de la óptica.

Police nació en 1983 con el propósito específico de lanzar en Europa una gama de gafas de sol unisex inspiradas en un estilo de vida estadounidense, y terminó calando en el gran público. La marca ha tenido como imagen a futbolistas como Paolo Maldini o David Beckham (hoy socio en óptica de Safilo) y actores de la categoría de Bruce Willis, Antonio Banderas y George Clooney.

El grupo de Rigo introdujo en el mercado la colección Police by Lewis Hamilton, tras alcanzar una alianza estratégica con Mercedes-AMG Petronas Motorsport

En junio de 2019, el grupo italiano de óptica introdujo en el mercado la colección Police by Lewis Hamilton, gracias a un acuerdo que firmó con Mercedes-AMG Petronas Motorsport, el equipo al que pertenece el actual campeón del mundo de Fórmula 1.

La colección Police X Lewis Hamilton está compuesta por diez modelos.
La colección Police X Lewis Hamilton está compuesta por diez modelos.

MARCAS PROPIAS Y LICENCIAS

La estrategia de De Rigo sigue pasando por potenciar sus cuatro marcas propias que son Police, Lozza (la más antigua de Italia, ya que nació en 1878), Sting y Lozza Sartoriale, así como su portafolio de 17 licencias, la mayor parte de ellas enfocadas a un público Premium.

Una de las licencias más importantes de De Rigo ha sido Loewe, marca que fabricó y distribuyó entre 2001 y 2017. Sin embargo, la enseña es propiedad de LVMH, que irrumpió en el mercado de la óptica y ha comenzado a tomar el control de su negocio de eyewear a través de una joint venture con Marcolin bautizada como Thélios.

Givechy también ha sido otra de las licencias que ha perdido De Rigo. En este caso, la marca, que también pertenece a LVMH, firmó un acuerdo con Safilo en 2016.

UN NEGOCIO DE MÁS DE 400 MILLONES

 De Rigo ha sentido el cambio que se ha producido en el mercado en los últimos años, sobre todo en sus cuentas de resultados. En el último informe anual presentado a los accionistas, el grupo reportó unos ingresos de 428,8 millones de euros en 2018, lo que supuso un descenso de 0,4% respecto a la facturación que obtuvo en 2017. El grupo, además, registró una pérdida neta de 13,09 millones de euros, frente a los 9,65 millones de euros números rojos que anotó en el ejercicio anterior.

El principal mercado de De Rigo es Europa (sin incluir Italia), que le generó unos ingresos de 312,2 millones de euros en 2018, un 1% más que en 2017, gracias al buen desempeño de la división wholesale de España y Portugal.

En las Américas, el grupo obtuvo un volumen de negocio de 53 millones de euros, un 3,6% menos que en 2017, debido sobre todo a la debilidad del dólar frente al euro. En el resto del mundo, el grupo también vio caer sus ventas un 5,5%, hasta los 55 millones de euros, como consecuencia de la ralentización de los mercados de Corea del Sur y Hong Kong.