Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS De Rigo contrajo sus ventas un 22,5% en 2020 debido a la...

De Rigo contrajo sus ventas un 22,5% en 2020 debido a la covid

De Rigo - Police
Instalaciones del grupo De Rigo.

De Rigo no es la excepción a la regla. El grupo, propietario de General Óptica, también fue impactado por la pandemia de la covid, puesto que sus ventas se redujeron un 22,5% en 2020 hasta 345 millones de euros.

En 2020, De Rigo aumentó sus números rojos, situándolos en 74,2 millones de euros, versus las pérdidas de 11,8 millones de euros registradas en 2019, según consta en el informe económico que el grupo ha presentado a sus accionistas.

Por zonas geográficas, De Rigo facturó 268,8 millones de euros en Europa (sin Italia) en 2020, un 18,5% menos que en el año anterior, debido a los problemas que sufrieron sus principales mercados por la pandemia de la covid.

General Óptica, propiedad del grupo De Rigo, redujo su facturación un 13% en 2020

En América, el grupo italiano redujo su cifra de negocio un 31,2% hasta 40,1 millones de euros, mientras que, en el resto del mundo, su descenso fue del 38,4% hasta 32 millones de euros.

Por canales de distribución, De Rigo facturó 179,3 millones de euros a través de su negocio mayorista, lo que representa una bajada del 29,6%. En el retail (General Óptica y Opmar Optik), el grupo anotó unos ingresos de 176,8 millones de euros, un 13,2% menos.

De Rigo facturó 179,3 millones de euros a través de su negocio mayorista

De Rigo ha puntualizado que, como resultado de la pandemia, General Óptica tuvo que cerrar los puntos de venta en abril y mayo de 2020 y, en consecuencia, suspender temporalmente el trabajo de la mayoría de los empleados.

Las actividades de General Óptica se recuperaron con fuerza desde junio, lo que permitió la reanudación del trabajo y la rápida recuperación de la mayoría de los ingresos perdidos en los dos meses de cierre, reportando solo una contracción de ingresos del 13% respecto al año anterior.

Durante este periodo, se tomaron una serie de iniciativas para reducir costos, tanto a través de la renegociación de los contratos de alquiler de los puntos de venta como de la revisión de todos los gastos discrecionales o innecesarios. Gracias a estas acciones, a pesar de la caída de los ingresos, General Óptica consiguió un resultado operativo ligeramente mejorado respecto al año anterior.