Inicio SALUD VISUAL De la queratitis al cáncer en los párpados: las gafas de sol...

De la queratitis al cáncer en los párpados: las gafas de sol no homologadas causan daños severos a los ojos

Las personas deben comprar gafas de sol homologadas para proteger su visión de los rayos UV. FOTO: Coocyl

Queratitis, cáncer en los párpados o pterigio son solo algunos de los problemas en la visión que se pueden desencadenar por el uso de gafas de sol no homologadas.

Esa es la advertencia que ha lanzado el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (Coocyl) a través de una nueva campaña de salud visual destinada a informar a la población de los peligros a los que se exponen cuando compran gafas en lugares no autorizados.

 “Para que el uso de gafas de sol sea efectivo es necesario tener en cuenta dos aspectos fundamentales. Por un lado, que los filtros sean los adecuados en cada momento y para cada persona; y por otro, que las lentes estén homologadas y sean adquiridas en establecimientos sanitarios autorizados, capaces de garantizar los controles de calidad necesarios”, ha explicado el Coocyl.

De las 20 millones de gafas de sol que se venden al año España, solo un 16,9% (3,4 millones) se adquiere en las ópticas

A pesar de esto,  la realidad en España dista mucho de estos consejos fundamentales. Según recoge el último Libro Blanco de la Visión 2018, de las 20 millones de gafas de sol que se venden al año en nuestro país, solo un 16,9% (3,4 millones) se adquiere en las ópticas; y lo que es más grave, casi el doble se compra en  el top manta y mercadillos (en concreto, el 32,1%, casi 6,5 millones de unidades).

Las tiendas de deporte comercializan el 3% de las gafas de sol en España. Los grandes almacenes o tiendas de moda el 23%, bazares, pequeños comercios o gasolineras el 8%. Además, el 11% las venden los quiscos a partir de ofertas y promociones en prensa escrita o revistas.

El Coocyl ha alertado a la sociedad que el uso de gafas de sol no homologadas puede  provocar queratitis, como suele ocurrirles a los esquiadores en la nieve. Esta lesión corneal provoca fotofobia y una sensación de arenilla dentro de los ojos. Además, las personas se exponen a sufrir de  pterigion, una membrana vascularizada que invade la córnea y progresa hacia la pupila, o pinguécula, lesión de color amarillento cerca del limbo corneal.

La radiación del sol puede llegar a “quemar” la zona foveolar de la retina por la utilización de gafas no homologadas y hasta favorecer el desarrollo de un cáncer en la piel de los párpados.