Inicio CONTACTOLOGÍA De la peste negra al Covid-19: se cumplen 424 años del nacimiento...

De la peste negra al Covid-19: se cumplen 424 años del nacimiento de ‘Gremi d Ulleraires’ de Barcelona

Panorámica de Barcelona realizada por Jan Conerlisz Vermeyen (1572), basada en un imagen anterior del 1535, hoy desaparecida. FUENTE: Ayuntamiento de Barcelona
Panorámica de Barcelona realizada por Jan Conerlisz Vermeyen (1572), basada en un imagen anterior del 1535, hoy desaparecida. FUENTE: Ayuntamiento de Barcelona

De una pandemia a otra en algo más de cuatro siglos. En 2020 se cumplen 424 años del nacimiento del Gremi d Ulleraires (anteojistas) de Barcelona, en un momento en que el Covid-19 ha golpeado con fuerza a España, dejando, hasta ahora, un saldo de casi 29.000 fallecidos.

La creación  del Gremi  es un hecho histórico para la profesión, porque fue  la primera corporación de lo que hoy son los ópticos-optometristas en España. Y, como hecho curioso, surgió en el momento en que la peste negra asoló la Península Ibérica.

 “Celebramos 424 años de corporación profesional en un año que también tiene un doble significado: revivir la incertidumbre de la pandemia y, a la vez, la continuidad de un proyecto que nació el mismo año que René Descartes. Salimos entonces más fortalecidos, igual que saldremos ahora”, han explicado en el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña.

El ‘Gremi’ fue la primera corporación de lo que hoy son los ópticos-optometristas en España

En un contexto histórico, el Gremi d Ulleraires apareció cuando las agrupaciones de menestrales dedicados a un mismo oficio estaban en pleno desarrollo en la Europa de entre los siglos XII y XVIII, según consta en un libro escrito por Juli Castañé i Aparicio en 1996, con motivos de los 400 años del nacimiento del gremio.

“El oficio de ulleraire se encuentra ya documentado en Barcelona en los siglos XIV y XV, pero  no fue hasta el siglo XVI, concretamente en el año 1596, cuando estos artesanos se constituyeron en gremio”, dice en el libro.

En 1626 los ulleraires se integraron a la cofradía de los Julians, que acogía a personas que de diferentes oficios que no constaban con un número suficiente para formar un gremio. Sin embargo, el organismo fue la semilla de la que han surgidos los colegios de ópticos-optometristas de España.