Inicio SALUD VISUAL Abandono escolar y mala visión: una relación peligrosa

Abandono escolar y mala visión: una relación peligrosa

El abandono escolar es un problema grave en España. FOTO: Ivan Aleksic (Unsplash)

Este artículo forma parte del Cuaderno de la óptica, salud visual de audiología, un monográfico editado por Modaengafas.com, que está centrado en la miopía, una de las pandemias del siglo XXI.

Xavier M. recuerda que descubrió el gusto por la lectura a los 18 años, cuando comenzó a utilizar gafas. Desde entonces, lee con fruición todo lo que caen en sus manos, sobre todo los clásicos que, según dice, dejan poso. Antes de que las gafas llegaran a su vida, su relación con los libros era prácticamente nula, tanto así que, nada más acabar la EGB, decidió dejar los estudios.

Ahora, ya casi desde la cincuentena, Xavier M. recuerda aquello como una anécdota, pero su caso coincide con los de miles de jóvenes que hicieron lo mismo que él. Y, de todos esos casos, el 30% está relacionado con alteraciones de la visión no diagnosticadas, según las estimaciones del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas de España (Cgcoo).

De hecho, entre el 5% y 10% de los preescolares y el 25% de los escolares tienen problemas visuales y utiliza gafas o lentes de contacto para corregir su visión; sin embargo, otros muchos no son conscientes de que necesitan un elemento compensador para una óptima asimilación de los conocimientos que se aprenden en la escuela.

La miopía -una de las pandemias del siglo XXI- es el defecto refractivo más habitual entre los estudiantes, según los datos aportados por el Cgcoo. “Su prevalencia en la población escolar es muy variable en función de la zona geográfica, de la raza e incluso de los factores socioeconómicos, pero tiende a incrementarse con la edad”. En este contexto, se estima que un 20% de los niños entre 5 y 7 años es miope, un dato que se dispara a más del 50% cuando se habla de universitarios.

“La hipermetropía es otro de los defectos de la visión más habituales y que obliga a los ojos a hacer un esfuerzo extra para mantener la visión. Una situación que puede provocar bajo rendimiento lector y falta de concentración. Además, en grado suficiente es también el factor más importante que puede desencadenar una ambliopía”.

El astigmatismo también puede ser el origen de un mal rendimiento en la lectura

El astigmatismo también puede ser el origen de un mal rendimiento en la lectura, ya que genera una imagen distorsionada que el sistema visual intenta compensar con esfuerzo y que termina por ocasionar cefaleas, falta de concentración y visión borrosa.

UNA DURA REALIDAD

El abandono escolar es una losa fría y pesada que cae sobre la sociedad española. Sí, se trata de una realidad dura a pesar de que las cifras han ido mejorando con el paso de los años.

En 2020, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) aportados por el Ministerio de Educación, el porcentaje de personas de 18 a 24 años que no había completado la segunda etapa de Educación Secundaria (FP de Grado Medio, Básica o Bachillerato) y no seguía ningún tipo de formación el pasado año se sitúa en el 16%, 1,24 puntos menos que en 2019. Es decir, alrededor de 530.000 personas, 343.000 hombres y 186.500 mujeres, habían abandonado los estudios.

En 2019, 530.000 personas abandonaron los estudios en España. FOTO: Mag Pole (Unsplash)

La reducción está asociada al incremento en 1,5 puntos en la proporción de población que ha alcanzado el nivel de formación CINE 3 o segunda etapa de secundaria. Cabe destacar que, en 2010, la estrategia europea 2020 fijó entre sus objetivos el reducir el abandono escolar temprano por debajo del 10% en la UE y del 15% en España, debido a las altas tasas de nuestro país.

REDUCCIÓN COINTINUA DE LA TASA

Desde 2010, la tasa de abandono temprano en España ha disminuido 12,1 puntos, pasando del 28,2% en 2010 al 16% en 2020, lo que supone un 43% menos. Este descenso ha sido mayor entre los hombres (13,3%) que entre las mujeres (11%), aunque la tasa sigue siendo en 2020 muy superior entre los varones: un 20,2% frente al 11,6%, es decir, un 74% más.

Por comunidades autónomas, hay cuatro que en 2020 han logrado situarse por debajo del objetivo del 10% y por debajo también de la tasa media de la UE (10,2%). Se trata de País Vasco (6,5%), Principado de Asturias (8,9%), Cantabria (9,1%) y Comunidad de Madrid (10%).

Desde 2010, la tasa de abandono temprano en España ha disminuido 12,1 puntos

Otras cuatro comunidades autónomas tuvieron tasas de entre el 10% y el 15% (Navarra, Galicia, Aragón y La Rioja), mientras que, en el extremo opuesto, con tasas superiores al 20%, están Islas Baleares (21,3%), Andalucía (21,8%), Ceuta (22,8%) y Melilla (25,5%). Castilla y León, la Comunitat Valenciana, Cataluña, Canarias, Extremadura, Murcia y Castilla-La Mancha obtienen tasas entre el 15% y el 20%.

La EPA también ofrece información acerca del porcentaje de población de 30 a 34 años que ha alcanzado la educación superior. El año pasado, esta tasa ascendió al 44,8%, superando en casi cinco puntos a la media europea (40%). Las mujeres, con una tasa del 50,9%, superan a los hombres (38,7%) en más de 12 puntos.

En cuanto a la formación permanente, los resultados de 2020 muestran también una mejoría. Así, el 11% de la población de 25-64 años ha seguido algún tipo de formación en las cuatro últimas semanas, 0,4 puntos más que el año anterior. Las mujeres presentan un porcentaje más alto de participación (12%) que los hombres (9,9%).