Ray-Ban se atreve a sumergirse en lo inexplorado y ha dado un giro inesperado con el lanzamiento de la colección Reverse: cuatro estilos de gafas de sol unisex que incorporan una nueva lente, y con la supermodelo Vittoria Ceretti como imagen de la campaña.

Ahora la lente pasa de la tradicional forma convexa a la cóncava sin sacrificar la precisión óptica, gracias a la innovadora tecnología de producción. Así, optimiza sus poderes refractivo, astigmático, prismático y de resolución.

Acabada con un tratamiento antirreflejante de alto rendimiento, la lente pantoscópica está preparada para reducir hasta un 70% los reflejos en las longitudes de onda a las que el ojo es más sensible. Cuatro siluetas icónicas sirven de trampolín, invirtiendo el significado del diseño clásico con su irrupción en la vanguardia.

Ray-Ban: un viaje de 85 años de Bausch+Lomb a Essilorluxottica (y Meta)

“Nuestra colección Ray-Ban Reverse es una auténtica revolución en el sector de las gafas. Su estética cóncava es posible gracias a una nueva tecnología patentada que aplica el análisis de macrodatos al diseño de la lente”, ha dicho Federico Buffa, R&D Product Style Licensing Director de Essilorluxottica.

Desarrolladas con una montura universal ergonómica, los modelos Ray-Ban Reverse Aviator, Wayfarer, Caravan y Boyfriend trazan suavemente las curvas del pómulo para adaptarse y favorecer los rostros de cualquier forma.

La colección, fabricada en el respeto por nuestro planeta, utiliza una paleta de materiales alternativos, como lentes de nailon1 de origen biológico con un 41% de contenido de carbono de origen biológico, monturas de acetato de origen biológico con un 67% de contenido de carbono de origen biológico y embalajes, tarjetas y paños de limpieza 100% reciclados.