Marchon Eyewear ha decidido potenciar una de sus nuevas marcas propias, Dragon, en el campo de la sostenibilidad, a través de una colaboración con Plastic Bank.

Dragon, una enseña que intenta posicionarse en el sector de las gafas de alto rendimiento y con profundas raíces en el mundo de los deportes de acción, ha implementado un programa de compensación del impacto del plástico con el que cada montura óptica, gafas de sol y gafas para la nieve de Dragon vendidas evitará el equivalente de diez botellas de plástico vertidas al mar en colaboración con Plastic Bank.

Esta colaboración ayudará a frenar el vertido de plásticos en el mar y a mejorar las vidas de los miembros de la comunidad de recogida de las zonas costeras vulnerables. Con esta nueva colaboración, ambas empresas crearán un impacto medioambiental, social y económico.

Marchon Eyewear dobla la apuesta por lo ‘eco’: producirá todas sus marcas con acetato biodegradable a partir de 2023

Al elegir las gafas Dragon, los clientes contribuyen al compromiso anual de la empresa para evitar que 85.600 kg de plásticos acaben en el mar, el equivalente a más de 4.280.000 botellas de plástico de un solo uso.

Thomas Burkhardt, presidente de Marchon Eyewear, ha explicado que, con esta colaboración, “afianzamos nuestro compromiso por la responsabilidad social y las iniciativas de sostenibilidad a la vez que hacemos honor a la herencia de la marca en el mundo del surf”.