Marcolin se asegura una de sus principales licencias de cara al futuro. El gigante mundial de la óptica renovará a perpetuidad la licencia de Tom Ford, enseña que forma parte de su portfolio desde 2005.

Eso se desprende del acuerdo de compraventa alcanzado entre Estée Lauder y Tom Ford. La multinacional de la cosmética mundial comprará Tom Ford por 2.800 millones de dólares, en una de las operaciones corporativas más importantes en el segmento del lujo.

De los 2.800 millones, Marcolin tendrá que pagar 250 millones de dólares a Estée Lauder en el momento en que se cierre el trato.

Marcolin financiará la operación con una combinación de efectivo en el balance y un aumento de capital de al menos 50 millones de euros por parte de los accionistas del grupo.

El grupo, sin embargo, ha recalcado a través de un documento remitido a sus accionistas que la renovación de la licencia está supeditada al cierre de la adquisición de Tom Ford por parte de Estée Lauder, transacción que se espera que finalice en la primera mitad de 2023.

Marcolin registró un crecimiento del 21% en los primeros nueve meses de 2022 hasta 409,7 millones de euros. La compañía anotó un beneficio de 1,8 millones de euros.