Inicio SALUD VISUAL ¿Cómo afecta el confinamiento a la salud visual de la población?

¿Cómo afecta el confinamiento a la salud visual de la población?

Uso de pantallas-visiòn niños
El uso de pantallas a temprana edad está poniendo en riesgo la salud visual de los niños: FOTO: McKaela Lee (Unsplash)

El confinamiento puede pasar una alta factura a la salud visual de las personas. La organización Visión y Vida ha alertado del daño que puede sufrir la visión de las personas después de un mes y medio de cuarentena para frenar la propagación del Covid-19.

“Sabemos que estas más de seis semanas en casa pueden estar afectando de manera drástica a la salud visual de los más pequeños, quienes están abusando de pantallas tanto para seguir sus estudios académicos como para disfrutar de su tiempo de ocio y limitando el impacto de la luz solar en su retina”, ha dicho Salvador Alsina, presidente de Visión y Vida, en el lanzamiento del plan Volvemos.

Alsina ha dicho que la situación de riesgo también afecta a los mayores, “quienes estamos muchas horas teletrabajando, leyendo y realizando un esfuerzo muy intenso de visión próxima-, sin hacer prácticamente uso de la visión lejana (paseos por la calle, conducción, salidas al aire libre)”.

Las personas deberían pasar por una óptica una vez que termine el confinamiento para saber el estado de su salud visual

En la misma línea se ha pronunciado Pedro Rubio, presidente de la AEO (Asociación Española de Fabricación, Comercialización e Importación General de Óptica y Oftalmología), que ha señalado que “el consumo intensivo de televisión, el uso de ordenador y tablets para trabajar o seguir las clases virtuales, el abuso del móvil para mantener un contacto social y la limitación de horas al aire libre, recibiendo el impacto de la luz en nuestros ojos va a tener unas consecuencias incalculables en la sociedad de hoy”.

En este contexto, Alsina ha remarcado que “una vez termine el confinamiento será imprescindible realizar una revisión visual para comprobar que nuestra visión no está dañada y el sistema funciona correctamente”.

Problemas como la fatiga visual digital, derivada de abuso de pantallas, o el incremento de la miopía entre los más jóvenes pueden derivar en graves problemas de salud pública en el futuro, si tenemos en cuenta que actualmente más de la mitad de los jóvenes de entre 18 y 34 años ya son miopes –los nacidos entre 2000 y 2005 ya son mucho más miopes que los de la generación anterior- y que esta miopía, cuando supera las cinco dioptrías, puede derivar en patologías visuales, tales como DMAE o glaucoma.