Inicio SALUD VISUAL Problema de salud pública: El 30% de la población no se revisa...

Problema de salud pública: El 30% de la población no se revisa nunca la visión

visual.

La vista parece que no es una prioridad para un segmento de la población, ya que un 30% de ella no revisa nunca su visión, lo cual supone un grave problema de salud pública.

Eso se desprende del Libro Blanco de la Salud Visual 2022, que ha sido impulsado por el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, juntamente con la Sociedad Española de Optometría y la Fundación Salud Visual.

Los datos han sido obtenidos a través de un estudio cuantitativo realizado a la población española mediante 800 encuestas telefónicas, en el que se han comparado algunos resultados con los obtenidos en 2017 y se han añadido algunas cuestiones sobre el impacto de la covid-19.

tres de cada cuatro españoles (76%) dice que tiene problemas de salud visual tras el confinamiento

Así, tras el confinamiento, se ha establecido que tres de cada cuatro españoles (76%) dice que tiene problemas de salud visual, fundamentalmente miopía, hipermetropía o astigmatismo, lo cual supone una subida de más de nueve puntos respecto a 2017 (67%).

Resulta significativo que un 9% de las personas que manifestaron tener algún problema de salud visual no utilizan ningún sistema de compensación, como gafas o lentes de contacto.

A la parte de la población que había dicho en la encuesta que no tiene ningún problema de salud visual (24%), se le preguntó en la encuesta adónde acudiría de padecerlos: el 26% de este segmento iría a una óptica (diez puntos más que en 2017). La elección de centros de salud ha bajado en catorce puntos y la de oftalmólogos privados también ha bajado en cinco puntos, respecto a 2017.

Los que se revisan periódicamente (70%) la vista lo hacen mayoritariamente en la óptica

El cambio, probablemente, tiene que ver con que el 63% de la población percibe que los establecimientos sanitarios de óptica fueron un servicio esencial de fácil acceso durante el confinamiento, frente al colapso del sistema sanitario público y privado.

En esta oleada, los que se revisan periódicamente (70%) la vista lo hacen mayoritariamente en establecimientos sanitarios de óptica, 47% (siete puntos más que en 2017), un 27% en oftalmólogos privados (seis puntos menos que en 2017) y solamente un 12% en centros de salud (ocho puntos menos que en 2017). Hay que destacar que aún hay un 30% de la población que no revisa nunca su visión, lo cual supone un grave problema de salud pública.

Al 85% de los españoles le parece bien/muy bien que, ante un problema de salud visual, antes de que su médico lo derive al oftalmólogo, hubiera un óptico-optometrista que lo atendiera. Fundamentalmente por evitar listas de espera, accesibilidad, cualificación y comodidad.