Inicio CONTEXTO Los ópticos catalanes lanzan un SOS: ‘Nuestra profesión está en peligro’

Los ópticos catalanes lanzan un SOS: ‘Nuestra profesión está en peligro’

Los ópticos-optometristas reivindican su papel como agentes de salud visual dentro de la sociedad. FOTO: NRD (Unsplash)

Qué pensarías si cerrara la última óptica familiar de Cataluña? Esta es una de las preguntas sobre la que ha pivotado la campaña de comunicación Abramos los ojos, impulsada por el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña (Coooc) en 2019, con el objetivo de advertir de que  la “profesión está en peligro” ante al auge de políticas comerciales agresivas y a la aparición de dispositivos que permiten que las personas de auto gradúen la vista.

En la campaña se ha puesto en valor la figura del óptico optometrista y se ha pedido a los colegiados que actúen “para revertir la situación que está viviendo nuestra profesión”, con el fin de seguir siendo los garantes de la salud visual de la profesión.

De hecho, en la campaña se deja ver la paradoja que afecta a los ópticos-optometristas, porque según datos del Libro Blanco de la Visión, el 67% de la población española tiene problemas de salud visual, pero, a pesar de ello, el 42% de las personas ve a las ópticas como establecimientos meramente comerciales.

El 42% de las personas ve a las ópticas como establecimientos meramente comerciales

El Coooc considera que para recuperar la imagen de la óptica como centro sanitario se debe “priorizar la salud visual de la población por delante de la ventas y ofertas de nuestros centros”.

El jueves en la noche, el Coooc puso y punto final a la campaña Abramos los ojos con una ceremonia realizada en la Fábrica Moritz de Barcelona. En paralelo, dio inicio a otra campaña, en este caso externa, enfocada en revalorizar la profesión de cara a los usuarios.