Inicio SALUD VISUAL Los ópticos catalanes declaran la guerra al uso intensivo de móviles por...

Los ópticos catalanes declaran la guerra al uso intensivo de móviles por parte de los menores

El uso excesivo de dispositivos dugitales provocará el incremento de la miopía entre la población infantil. FOTO: McKaela Lee (Unsplash)

El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Cataluña inicia la guerra contra el uso indiscriminado de teléfonos y dispositivos móviles por parte de los menores. El organismo, liderado por Alfons Bielsa, ha publicado un decálogo con consejos visuales para prevenir el aumento de la miopía entre los jóvenes.

El acto de presentación del decálogo se enmarca dentro de la campaña de lanzamiento del spot Objetivo Miopía, diseñada en colaboración con la colaboración de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa de la Universidad Politécnica de Cataluña y BarcelonaTech.

Los expertos alertan de los peligros del uso del móvil para la salud visual de los niños, ya que el uso intensivo de pantallas en una distancia próxima puede aumentar incrementar el desarrollo de la miopía, con el riesgo que conlleva que esta supere las cinco dioptrías: se multiplican las probabilidades de sufrir patologías graves de la visión, como desprendimiento de retina, cataratas, agujeros maculares, glaucoma, etc.

El uso intensivo de pantallas en una distancia próxima puede aumentar incrementar el desarrollo de la miopía

Los peligros de un abuso no son solo visuales, los expertos alertan de las consecuencias de pasar mucho tiempo mirando el móvil en el desarrollo de los menores, principalmente en otros aspectos psicosociales. Así, reduce la inteligencia emocional, que afecta a la capacidad de entender las emociones de otras persones, y limita su desarrollo social y afectivo, disminuyendo la interacción con los demás. Por otro lado, provoca un retraso en el desarrollo del lenguaje, interfiriendo en la capacidad de comunicación, resolución de problemas y aumentando la ansiedad del menor.

Por otra parte, los expertos añaden que observar el móvil antes de dormir influye en la calidad del sueño, provocando de media que se descanse 20,6 minutos menos, por lo que el menor acusará fatiga a lo largo de la jornada.  No solo eso, sino que el uso intensivo de pantallas puede generar déficit de atención cuando se emplean estos dispositivos en actividades de lectura en los primeros años de vida.

Para concluir, los expertos explican que, la obesidad infantil, un gran problema que aumenta año tras año en nuestra sociedad, empeora cuantas menos horas se dedican al deporte y actividades en el exterior y más se destinan al uso de pantallas, limitando también la creatividad y la imaginación que se utiliza para los juegos tradicionales.