Inicio SALUD VISUAL La administración ahorraría el 50% del presupuesto en salud visual si incorporara...

La administración ahorraría el 50% del presupuesto en salud visual si incorporara a los ópticos a la sanidad pública

Luis Ángel Merino, decano del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León.

La incorporación de los ópticos-optometristas a la sanidad pública ahorraría a la administración el 50% del presupuesto que destina actualmente a la atención primaria relacionada con la salud visual.

Eso se desprende del informe que el decano del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (Coocyl, Luis Ángel Merino, ha entregado a la Consejería de Sanidad de su comunidad autónoma.

En el informe se hace una traslación de las cifras recogidas en un estudio nacional elaborado por el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas y la Sociedad Española de Optometría, teniendo en cuenta que la población de Castilla y León es el 5,13% del total de la española.

El ahorro sería considerable en términos económicos y en la reducción de las listas de espera de oftalmología

Así, el ahorro para Sacyl (la sanidad pública de Castilla y León) sería considerable – no solo en términos económicos, sino también desde el punto de vista de la reducción de las listas de espera y el beneficio que recibiría la sociedad castellanoleonesa- mediante el establecimiento de unidades de optometría en ambulatorios o en el seno de los servicios de oftalmología de los diferentes hospitales a través de un acuerdo con entidades privadas (capitación)-

En concreto, de acuerdo con las derivaciones desde atención primaria, solo por problemas de agudeza visual –que se cuantifican en 74.000 personas al año en la población pediátrica y de 63.100 en la población adulta–, serían necesarias 16 unidades de Optometría en Castilla y León, con un coste anual de 59.309 cada una, lo que supondría un desembolso de 1.838.579 euros, casi la mitad de los 3.642.300 euros de coste estimado en la actualidad.

El ahorro sería igualmente considerable si se optara por un modelo de capitación, cuyo coste se estima en 2.467.800 euros, 1.174.500 euros menos que lo que se gasta actualmente.

El ahorro sería igualmente considerable si se optara por un modelo de capitación

“Llevamos muchos años luchando por la presencia de los ópticos-optometristas en Sacyl y no se nos ha escuchado, mientras la situación está cada vez peor para el paciente, con listas de espera interminables, escasez de profesionales, tratamientos individualizados inexistentes…”, ha dicho Luis Ángel Merino,

Para lograr este objetivo, Coocyl solicitará una nueva reunión presencial con la Consejería de Sanidad para avanzar con la base de los estudios económicos y de necesidades en la atención sanitaria pública de la visión que ya han sido entregados a la Administración sanitaria, y lograr, por fin, “que se nos escuche y que los pacientes de Sacyl cuenten con una atención optométrica de calidad”.

“No es normal que una comunidad autónoma con una Facultad de Óptica y Optometría en Valladolid no cuente con nuestro colectivo en su sanidad pública, cuando otras comunidades, sin ofertar estos estudios, ya tienen a los ópticos-optometristas formando parte de los diferentes servicios de Optometría en atención primaria o de los servicios de Oftalmología en atención especializada”, ha remarcado Merino.