Inicio ÓPTICAS Y EMPRESAS Kering Eyewear se abraza al ‘blockchain’ para depurar su cadena de suministro...

Kering Eyewear se abraza al ‘blockchain’ para depurar su cadena de suministro con el proyecto Virtus

centro logístico de Kering Eyewear
Centro logístico de Kering Eyewear en Vescovana (Italia).

Kering Eyewear acelera en sostenibilidad de la mano de la tecnología. La compañía ha puesto en marcha el proyecto Virtus, una plataforma de intercambio de datos “verificada, integrada, confiable, única y segura”, con la finalidad de depurar su cadena de suministro.

La plataforma está construida sobre la tecnología blockchain como un habilitador clave de evaluación y trazabilidad de todas las operaciones involucradas en el sistema de fabricación de Kering Eyewear.

La compañía ha explicado que hizo este movimiento con el objetivo de cumplir con sus pilares de sostenibilidad.

(Kering, con la óptica puesta en las gafas)

Iniciado en 2018, el sistema Virtus adopta la tecnología blockchain en una plataforma regulada que permitirá a la empresa medir y cuantificar de manera eficiente el impacto de todas las partes y procesos a lo largo de los flujos de producción.

Ahora, los socios de la red Kering Eyewear tendrán que registrar en la plataforma los datos y la información necesarios para verificar y confirmar que cada eslabón de la cadena se adhiere realmente a los estándares de calidad y a las prácticas ambientales, sociales y éticas establecidas por la compañía.

“Virtus es un viaje complejo y desafiante a través de la innovación y la sostenibilidad reales”, ha dicho Barbara Lissi, directora global de cadena de suministro de Kering Eyewear.

Los socios de la red Kering Eyewear tendrán que registrar sus datos en la plataforma

“Después de una fase de lanzamiento que ha durado tres años, ahora podemos comenzar a construir una hoja de ruta clara y transparente de toda nuestra cadena de suministro, logrando un análisis detallado y conocimiento sobre la procedencia y características de cada composición y cada técnica de fabricación detrás de lo que hacemos”.

Lissi ha añadido que recopilar y compartir información veraz, rastreando el origen de las materias primas y componentes utilizados, “es la forma más consistente y respetuosa de corroborar la calidad de nuestros productos y su total cumplimiento de nuestros estándares éticos y estéticos”.

Kering Eyewear registró una facturación de 138 millones de euros en el tercer trimestre de 2021, lo que representa un crecimiento del 25% frente al mismo periodo de 2020.