Inicio HUELLAS Josa Optics… en la historia de un barrio

Josa Optics… en la historia de un barrio

Josa Optics aún tiene su primer local, el que abrió en 1934.

Si en Cien años de soledad, la obra maestra de Gabriel García Márquez hay varios Aurelianos, en la de Josa Optics predominan los Lluises.

Es más que probable que el primer Lluís paseara cada semana por lo que ahora es la calle de la España Industrial, en el barrio de Sants. Por esa calle, en la década de los 30, solían levantarse unas paradas de venta de ropa para los trabajadores de la España Industrial, la fábrica textil más importante de toda Cataluña.

En ese entonces, Sants no era lo que es hoy: los orígenes del barrio se remontan a la época romana, cuando estaba poblado por villas agrícolas; en el siglo XX, el barrio -que ya había sido anexado a Barcelona- devino en polo fabril, provocando la llegada de mucha mano de obra y su crecimiento fue imparable.

Lluís Josa Porcar con Pascual Maragall, que fue alcalde de Barcelona durante 15 años, entre 1982 y 1997

Sants estaba, así, a la vanguardia, como lo siguió estando posteriormente en algunos acontecimientos destacados: el Congreso de Sants, en 1918, en el que se reorganizó la CNT; la fundación de Esquerra Republicana de Cataluña en 1931 en el ateneo republicano de la calle de Cros; la fundación del sindicato Comisiones Obreras en la parroquia de Sant Medir en 1964; o la legalización del Centro Social de Sants en 1972.

Del pasado han quedado algunas herencias, como, por ejemplo, el Parque de la España Industrial (lleno de deportistas, niños jugando a la pelota, parejas que se aman de manera furtiva, porreros y los carteristas que acechan a los transeúntes), que ocupa el terreno donde antes se levantaba la fábrica. También está la carretera de Sants, considerada una de las calles comerciales más largas de Europa que, en el pasado, era la vía que llevaba a Madrid. Y, por supuesto, también está el establecimiento de Josa Optics.

Primer diario de caja de Josa Optics, fechado en 1934

En 1934, un jovencísimo Lluís Josa Galimany abrió su óptica en el número 11 de la carretera de Sants. Eran tiempos de gran actividad en la zona, de mucho movimiento, y la óptica comenzó a convertirse en parte integral del barrio.

El otro Lluís es Lluís Josa Porcar, el hijo del primero, que fue el encargado de llevar el negocio a otro nivel. Dicen de él que fue un trabajador incansable y emprendedor por naturaleza, tanto así que su nombre figura entre los diez ópticos-optometristas que fundaron Multiópticas, allá por la década del 70. (Josa Optics no forma parte del grupo desde 2014).

En la actualidad, Josa Optics está en manos de Miquel y Enric, los hijos del segundo Lluís, que forman parte de la tercera generación de la familia y que se encargan de la administración del negocio. La empresa mantiene su óptica emblemática del número 11 de la carretera de Sants, aunque también cuenta con otros seis establecimientos.

Miquel dice que la idea es continuar creciendo, porque ese era el deseo de su padre… Los Josa siguen haciendo camino.