Inicio AUDIOLOGÍA El mundo ensordece: Una de cada diez personas padecerá pérdida auditiva discapacitante...

El mundo ensordece: Una de cada diez personas padecerá pérdida auditiva discapacitante en 2050

audífonos-cerebro-audición
FOTO: Unsplash

El mundo se va quedando sin sonidos. Más de 900 millones de personas, es decir una de cada diez, padecerá pérdida de audición discapacitante en 2050, según los últimos datos divulgados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS calcula que los casos desatendidos de pérdida de audición representan un coste mundial anual de 750.000 millones de dólares. Dicha cifra incluye los costes del sector sanitario (excluyendo el coste de los dispositivos de ayuda a la audición), los costes del apoyo educativo, la pérdida de productividad y los costes sociales.

En los países en desarrollo, los niños con pérdida de audición y sordera rara vez son escolarizados. Asimismo, entre los adultos con pérdida de audición la tasa de desempleo es mucho más alta. Una gran proporción de los que tienen empleo ocupan puestos de categoría inferior en relación con la fuerza de trabajo en general.

Los casos desatendidos de pérdida de audición representan un coste mundial anual de 750.000 millones de dólares

La mejora del acceso a la educación y a los servicios de rehabilitación profesional, así como la sensibilización de los empleadores acerca de las necesidades de las personas con pérdida de audición, permitirá reducir las tasas de desempleo de estas personas.

Por pérdida de audición discapacitarte se entiende una pérdida de audición (valga la redundancia) superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños.

El drama de la pérdida de audición se vive con mayor intensidad en países en vías de desarrollo, en los que sus habitantes cuentan con bajos ingresos.

La situación también es compleja para las personas que cuentan con más de 65 años de edad

Sin embargo, la situación también es compleja para las personas que cuentan con más de 65 años, ya que la tercera parte de ellas padece pérdida de audición discapacitarte. La máxima prevalencia en ese grupo de edad se registra en Asia meridional, Asia-Pacífico y el África subsahariana.

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Afecta a uno o ambos oídos y entraña dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes.

Las personas ‘duras de oído’ son personas cuya pérdida de audición es entre leve y grave. Por lo general se comunican mediante la palabra y pueden utilizar como ayuda audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos, así como los subtítulos. Para las personas con una pérdida de audición más acusada pueden ser útiles los implantes cocleares.

Las personas ‘sordas’ suelen padecer una pérdida de audición profunda, lo que significa que oyen muy poco o nada. A menudo se comunican mediante el lenguaje de signos.

CAUSAS DE LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN Y DE LA SORDERA

Escuchar música a un volumen alto también es un factor de riesgo. FOTO: Christian Wiediger (Unsplash)

La OMS señala que las causas de la perdida de la audición y la sordera son congénitas y adquiridas.

Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas: rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo; bajo peso al nacer; asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto); uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos; ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

Por su parte, las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad. Entre ellas están algunas enfermedades infecciosas, como la meningitis, el sarampión y la parotiditis; la infección crónica del oído; la presencia de líquido en el oído (otitis media); el uso de algunos medicamentos, como los empleados para tratar las infecciones neonatales, el paludismo, la tuberculosis farmacorresistente y distintos tipos de cáncer; los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos; la exposición al ruido excesivo, por ejemplo en entornos laborales en los que se trabaja con maquinaria ruidosa o se producen explosiones.

Otras causas adquiridas son la exposición a sonidos muy elevados durante actividades recreativas, como el uso de aparatos de audio personales a un volumen elevado durante períodos prolongados de tiempo, o en bares, discotecas, conciertos y acontecimientos deportivos; el envejecimiento, en concreto la degeneración de las células sensoriales; y la obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.