Inicio CONTEXTO El colegio catalán de ópticos lanza un SOS: pide a la administración...

El colegio catalán de ópticos lanza un SOS: pide a la administración que apruebe los ERTE para evitar el cierre de ópticas

Establecimiento de óptica en Barcelona que solo atiende urgencias. FOTO: Modaengafas.com

El Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña (Coooc)  mueve ficha ante la situación kafkiana en que se encuentran las ópticas. El organismo, presidido por Alfons Bielsa, ha pedido al Departamento de Trabajo de la Generalitat que apruebe los Expedientes Temporales de Reducción de Empleo (ERTE) presentados por las ópticas porque, de no hacerlo, muchas corren el riesgo de cerrar sus puertas de manera definitiva.

De esta manera, el Coooc da un paso adelante en un momento tremendamente complicado para el sector, debido a que las ópticas están autorizadas a funcionar durante la cuarentena a pesar de que no cuentan con las mínimas garantías para hacerlo.

El pedido, realizado a través de una misiva enviada al Departamento de Trabajo, da cuenta que, en las actuales circunstancias, los establecimientos de óptica se encuentran en “una situación muy precaria y es precisamente por eso que le pedimos que se tengan muy en cuenta estas circunstancias a la hora de resolver los ERTE presentados”.

“Han sido muchos los establecimientos de óptica obligados a solicitar un ERTE por fuerza mayor”

Bielsa explica que las ópticas, según RD 463/2020, de 14 de marzo, cumplen con una actividad esencial  de apertura obligatoria, pero, “hemos visto cómo la falta de EPI (Equipo de Protección Individual), pública y notoria, así como la imposibilidad de llevar a cabo las atribuciones propias de la profesión de óptico optometrista manteniendo la distancia de seguridad recomendada de mínimo un metro, nos dejaba casi anulados en la vertiente más importante que es la sanitaria y quedando la comercial a escala residual, muy falta de contenido práctico sin la primera”.

“Debido a los motivos relacionados anteriormente, han sido muchos los establecimientos obligados a solicitar un ERTE por fuerza mayor, intentando mantener, en la mayoría de casos, un óptico optometrista para atender las posibles urgencias, pero resultando inviable a la vez mantener el resto de las personas trabajadoras y todos los centros abiertos, en los supuestos de tener más de uno, sin tener que pedir una suspensión temporal de contratos”.

En la misiva, Bielsa recuerda que “en fecha 23 de febrero de 2020, fue el mismo departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña quien aprobó la Resolución SLT/ 762/2020, indicando la suspensión total de la actividad entre otros centros sanitarios la de las ópticas siempre que no se trate de una atención urgente”.

Así, todo lo que está pasando “ha dejado los establecimientos de óptica en una situación muy precaria y es precisamente por eso que le pedimos que se tengan muy en cuenta estas circunstancias a la hora de resolver los ERTE presentados. Desde el colegio consideramos que, en caso de no adoptarse estas medidas, la situación podría derivar en el cierre definitivo de establecimientos con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo”.