Inicio CONTEXTO El Día del Libro en los tiempos de la pandemia: ¿qué leen...

El Día del Libro en los tiempos de la pandemia: ¿qué leen los ópticos y empresarios de la óptica?

FOTO: Unsplash

Veintitrés de abril, Día del Libro y Sant Jordi. Una fecha especial aunque, por primera vez, nadie la celebrará comprando una novela en las paradas que, hasta hace un par de meses, creíamos que estarían en las calles engalanando las ciudades de España. Entonces, aún no teníamos ni idea que, en carne propia, viviríamos una particular distopia debido al Covid-19.

Para colmo de males, la frustración es doble en Barcelona. La ciudad no solo se ha quedado sin las paradas de libros; para ahondar la desazón, tampoco presumirá de los puestos callejeros de rosas, privándonos de aquella sensación tan sublime de ver la silueta de una mujer, recortada en el crepúsculo, con su flor en la mano.

Y aunque la pandemia nos ha quitado muchas cosas, no ha podido arrebatarnos los pequeños placeres que a veces nos regala la vida como, por ejemplo, el de coger una novela y leerla poco a poco, masticando cada una de sus frases, que entran por los ojos, suben a la cabeza y, en ocasiones, estremecen el corazón.

El hábito de la lectura está muy extendido entre quienes forman parte de la óptica española

Existe una afición marcada por la lectura entre los que forman parte de la óptica española. Muchos empezaron a cultivar el hábito desde su juventud. Es el caso de Fabio Delgado, tesorero del Colegio de Ópticos-Optometristas de Cataluña, que recuerda aquellas tardes en las que se pasaba leyendo las novelas del detective Poirot, de Agatha Christie, IT de Stephen King y Wilt de Stephen King. De hecho, en su adolescencia se atrevió hasta con Cien años de soledad, que le abrió las puertas al realismo mágico.

Eva Ivars, directora general de Alain Afflelou en España, también se ha visto influida por la lectura; su obra favorita es La vieja sirena, una novela histórica de José Luis Sampedro que, en la actualidad, está catalogada como un clásico contemporáneo. “Tiene un equilibrio perfecto entre fantasía, sensualidad y reflexión”, dice.

imagen de la portada de «La conjura de los necios», una de los clásicos de la literatura americana.

De hecho, los clásicos figuran siempre en la lista de favoritos de los lectores. Por ejemplo, Lluís Bielsa, director técnico de Bielsa Optics, cuenta que una de las novelas que más le ha impactado es La conjura de los necios, de John Keneddy Toole.

“Se trata de una novela muy divertida, pero con fondo. Su autor murió muy joven, y no pudo verla publicada. En la actualidad, está considerada como una de las mejores novelas americanas”, explica Bielsa.

Montse Gil, directora de marketing de Silhouette, también se decanta por los clásicos, sobre todo por El viejo y el mar, de Ernest Hemingway, una de las obras publicadas en los cincuenta y que se ha convertido en un libro de lectura obligatoria para cualquier lector que se precie de serlo. “Es una historia que atrapa por la sencillez de su trama: el valor ante la derrota y el triunfo personal sacado de la pérdida. Con frases célebres como la de Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado”.

EErnest Hemingway es el auto de “El viejo y el mar”, una de las novelas favoritas de Montse Gil, de Silhouette. FOTO: Look Magaziine

En esa misma década se publicó La rebelión de Atlas, de Ayn Rand. La novela, la predilecta de Jorge Rubio, consejero delgado de Cecop, relata una rebelión ficticia de los grandes empresarios contra el gobierno y los políticos de Estados Unidos, que declaran una huelga general y paralizan el país.

“Me encanta, porque aunque se trata de una novela, transmite muchas ideas con las cuales me identifico totalmente”, remarca Rubio.

En los cincuenta, que emerge como una década prodigiosa para la literatura, también apareció Yo, Robot, de Isaac Asimov, compendio de relatos de ciencia ficción que figura entre las obras que más le gustan a Javier Cottet, presidente de Cottet Optics. “Es un libro que leí hace 25 años y que me hizo pensar en cómo será el futuro”.

Los best-sellers también tienen su espacio en la estantería de los directivos de empresas de óptica en España

Si los clásicos son parte de la biblioteca de ópticos y empresarios del sector, los best-sellers también tienen su espacio en la estantería. María Fernández, directora de Morel en España, destaca todas las obras de Carlos Ruiz Zafón, sobre todo La sombra del viento, porque está ambientada en las calles de Barcelona, su ciudad natal.

El médico, de Noah Gordon, es otro best-seller de gran acogida. Se trata de la novela favorita de Lucila To, una óptico-optometrista que se ha especializado en Programación Neurolingüística. “Es mi preferida, quizás, porque puso luz por primera vez sobre mi vocación clínica”.

Antonio Bel, subdirector de Temática Software, es otro seguidor de este tipo de obras. “Mi novela favorita es El socio de John Grisham”, dice. “La leí hace un par de veranos y todavía la recuerdo con satisfacción. Se trata de un libro que te atrapa, con una trama muy bien construida y que te va llevando poco a poco a través de los acontecimientos. Además, es un libro donde las cosas no son lo que parecen y que tiene un final inesperado, ingenioso y sorprendente”.

¿QUÉ LIBRO RECOMENDARÍA A UN AMIGO?

Jorge Rubio: Voy a recomendar dos. El primero es Inteligencia emocional, de Daniel Goleman, porque la actitud que tengamos en la vida es tan importante como el coeficiente intelectual. El otro es La dieta de la longevidad, de Valter Longo, porque somos lo que comemos y debemos cuidar nuestro cuerpo.

Eva Ivars: Las trampas del deseo, de Dan Ariely, porque nos ayuda a entender, a través de la neurociencia, las decisiones que tomamos en nuestra vida personal y profesional.

Antonio Bel: El Ocho, de Katherine Neville, y cualquier obra de Ken Follet o de Arturo Pérez-Reverte. Ambos tienen novelas muy buenas, que te atrapan, que están muy bien documentadas y que, además, desarrollan historias bien construidas e interesantes.

Lucila To: A un amigo que estuviera en la segunda mitad de la vida le recomendaría La otra mitad del camino, de James Hollis, ya que es una obra que me ha marcado.

Montse Gil: La Canción de la llanura, de Kent Haruf, una novela con un extraordinario don para retratar a los personajes. Es una historia tan redonda, delicada y encantadora que tiene el poder de atraparte desde la primera página. Es la primera parte de la Trilogía de la llanura, muy recomendable, ambientada en el mítico e imaginario pueblo de Holt.

Javier Cottet: Pilgrim, de Terry Hayes. La leí hace seis meses porque es una novela de intriga y de acción que te evade mientras la lees. Cuando la leáis, os hará pensar más en los momentos que vivimos.

Lluís Bielsa: Dioses, tumbas y sabios, de CW Ceram, una novela de divulgación histórica, cuya primera edición se realizó en 1949. Se trata de un clásico muy agradable de leer y que crea entusiasmo por el pasado.