Inicio HUELLAS De la España en blanco y negro a la España del color:...

De la España en blanco y negro a la España del color: la historia de Etnia Barcelona

Etnia Barcelona. David Pellicer
David Pellicer, fundador y director general de Etnia Barcelona. FOTO: Biel Capllonch

Por Jaime Cevallos

Etnia Barcelona cumple 20 años, pero la semilla que dio origen a la empresa se plantó mucho antes. La precuela se remonta a la década de los 50, a esa España en blanco y negro que Almudena Grandes retrata en ese compendio de novelas del proyecto Episodios de una guerra interminable.

En esa década dura y asfixiante, la década sin esperanza como la calificó la propia Almudena Grandes, Fulgencio Ramo fundó una fábrica de gafas, en la que le ayudaban sus dos hijas y su hijo. Y en el día a día, esas jóvenes aprendieron todo lo relacionado con el oficio hasta que, finalmente, tomaron las riendas del negocio.

David Pellicer creció en ese ambiente; sus juegos tenían como escenario una fábrica de gafas. Ahí veía cómo diseñaban, cómo las producían… Las cosas caen por su propio peso: a los 19 años, David dio sus primeros pasos en la empresa familiar, aunque esta tuvo que cerrar en 2001 debido a la fuerte competencia de producto asiático.

Etnia Barcelona tiene el color como señal de identidad.

A pesar de eso, David no se amilanó y dejando fluir ese don de emprendedor fundó Etnia Barcelona, empujado por la convicción de que el mercado de las gafas necesitaba algo diferente.

Y David Pellicer no solo creó una empresa, sino que revolucionó el sector, aportando color a un producto que hasta entonces solo era marrón o negro. Si algo tenía claro es que no se quería dedicar únicamente a fabricar gafas, quería algo más: crear una marca. Una marca que concibiera la idea de ser libre, humana y respetuosa con todas las etnias, que pensara en todas las personas y formas de expresarse a través del color y del arte.

En un primer momento, la propuesta de Pellicer no caló en el mercado, pero quien persevera alcanza: el primer éxito de la marca llegó en 2003 con una colección de gafas fluorescentes que creó tendencia en el verano de ese año.

Tienda de Etnia Barcelona en el Borne (Barcelona).
Tienda de Etnia Barcelona en El Born (Barcelona).

En la actualidad, con más de 400 trabajadores, más de 10 mil puntos de venta, un flagship en pleno corazón del Born de Barcelona, cuatro filiales en Asia, Canadá y EEUU, David Pellicer dirige la compañía desde el departamento de diseño donde vuelca el know how familiar sin dejar prestar especial atención al detalle en todos los procesos de la firma.

En los últimos años, Etnia Barcelona también ha realizado movimientos de magnitud en el campo de la producción. En diciembre de 2019, Etnia Barcelona anunció una inversión de tres millones de euros en su planta de prototipos con el fin de dar soporte a la fase de diseño y controlar el flujo de producción entre su sede, en España, y Hong Kong.

La planta está dotada de maquinaria fabricada especialmente para ella. De este modo, Etnia Barcelona podrá poner en marcha el servicio de personalización para las gafas, tanto de graduado como de sol.

Etnia Barcelona facturó 66 millones de euros en el ejercicio 2018, un 3,12% más que en 2017. En 2019, la empresa tenía previsto alcanzar una cifra de ventas superior a los 70 millones de euros.