Inicio CONTEXTO De 100% Optical a Mido: tres semanas de intensa actividad ferial

De 100% Optical a Mido: tres semanas de intensa actividad ferial

mido
Mido abrirá su puertas del 30 de abril al 2 de mayo. FOTO: Mido

Los salones de óptica vuelven a la actualidad del sector después de más de dos años de la incertidumbre provocada por la pandemia de la covid-19. Tras una Expoóptica vibrante, la actividad ferial se concentrará en Reino Unido, Italia y Alemania.

Sí, será una primavera de gran movimiento, como, quizás, no se ha visto en otros tiempos.

Del 23 al 25 de abril, cuando 100% Optical celebre su edición 2022 en Londres, arrancarán tres semanas de vital importancia para la industria de las gafas y la óptica; en un lapso de 21 días se podrá ver en toda su dimensión los cambios que se han producido en el sector desde 2019, cuando aún nadie imaginaba que las mascarillas se convertirían en parte de la cotidianidad.

100% Optiucal se hará en abril
100% Optical se celebrará del 23 al 25 de abril en Londres.

Y, cuando los focos de 100% Optical se apaguen, le tocará el turno a Mido. El salón de la óptica más importante del mundo podrá celebrar -por fin- su quincuagésima edición tras dos años de postergaciones a cuenta de la pandemia.

Así, del 30 de abril al 2 de mayo, Milán volverá a lo de siempre, es decir, a ser el epicentro mundial de la industria de la óptica. Por esos días, Mido acogerá a 620 expositores de 45 países y, sin duda, se convertirá en el termómetro que medirá “la temperatura real” del sector.

Después de Milán, vendrán unos días de sosiego. Serán pocos, eso sí, ya la actividad ferial regresará del 13 al 15 de mayo, cuando Opti abra sus puertas en Múnich. Se trata del salón de óptica más importante de la región DACH, al que asisten algunas de las más importantes marcas de gafas españolas.

Se puede decir, a modo de anécdota, que Opti fue el único salón de óptica que se realizó con normalidad en 2020. El certamen, que se celebró en enero, reunió a 605 expositores de 39 países y a 26.000 visitantes. En ese entonces, claro está, nadie sabía lo que se vendría… Pero, no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista.