Inicio CONTEXTO CRM: de la gestión de las relaciones con los clientes a las...

CRM: de la gestión de las relaciones con los clientes a las gestiones con Hacienda

CRM. Cuaderno de la óptica. Modaengafas.com
FUENTE: Pixabay

Este artículo forma parte del Cuaderno ‘En camino hacia la digitalización‘, un documento que aborda varios puntos relacionados con la transformación digital de las empresas de la óptica y la audiología.

Thomas Siebel nació en Chicago, Estados Unidos, el 20 de noviembre de 1952, en el seno de una familia numerosa, ya que es uno de los siete hijos del abogado Arthur Francis Siebel.

Aunque se graduó en la Universidad de Illinois como licenciado en historia, Siebel, desde muy joven, centró su actividad en el campo de la tecnología, obteniendo una maestría informática, a la que ha sumado otras en empresariales y una más en ingeniería.

En 1984, Siebel entró a trabajar en Oracle donde, durante un lapso de seis años, llegó a desempeñar varios cargos directivos. Posteriormente, dejó ver su espíritu de emprendedor y decidió seguir su propio camino. Entonces, creó Siebel Systems, con el objeto de centrarse en el desarrollo de un software cuya finalidad facilitar la relación de las empresas con sus clientes. Y es en ese contexto en el que Siebel ha pasado a la historia, ya que fue la primera persona en acuñar el término Customer Relationship Management (CRM).

Los profesionales del sector ya utilizan los CRM para realizar pedidos a los proveedores, hacer inventarios

Casi tres décadas más tarde del nacimiento oficial del CRM, Thomas Siebel se ha consolidado como empresario, tanto así, que en la actualidad ocupa la posición 273 de la lista Forbes, al acumular una fortuna de unos 3.700 millones de dólares; el ejecutivo -que en 2006 vendió Siebel Systems a Oracle- es el fundador y el mayor accionista de C3.ai, compañía que, en sus inicios, puso el foco en el ámbito de las energías limpias, pero que ahora trabaja en el campo de la inteligencia artificial.

UNA NUEVA REALIDAD

El uso de CRM ya es habitual en el sector óptico español; los profesionales del sector los utilizan para realizar pedidos a los proveedores, hacer inventarios, desarrollar campañas de marketing a través de correos electrónicos y mensajes de texto (SMS), análisis de datos… las posibilidades que los softwares ofrecen a las empresas son amplias, al extremo que se han convertido en herramientas indispensables para potenciar un negocio.

De hecho, la efectividad de los CRM está tan contrastada que el Estado ha decidido aprovecharse de ellos para empezar a luchar contra las evasiones fiscales. El 9 de julio de 2021, el Gobierno emitió la nueva ley antifraude, Ley 11/2021, que en uno de sus apartados dice:

El 9 de julio de 2021, el Gobierno emitió la nueva ley antifraude, la Ley 11/2021

“Con el objetivo de no permitir la producción y tenencia de programas y sistemas informáticos que permitan la manipulación de los datos contables y de gestión, se establece la obligación de que los sistemas informáticos o electrónicos que soporten los procesos contables o de gestión empresarial se ajusten a ciertos requisitos que garanticen la integridad, conservación, accesibilidad, legibilidad, trazabilidad e inalterabilidad de los registros, requisitos cuya especificación técnica puede ser objeto de desarrollo reglamentario, incluyendo en este la posibilidad de someterlo a certificación”.

Este movimiento realizado por el Gobierno central ya lo había hecho el País Vasco mediante la implantación del Ticket-Bai; este sistema que ya se encuentra en pleno funcionamiento en Euskadi establece una serie de obligaciones legales y técnicas, de modo que todas las personas físicas y jurídicas que realicen una actividad económica deben utilizar un software de facturación que cumpla los requisitos técnicos establecidos por las autoridades pertinentes.

Este movimiento realizado por el Gobierno central ya lo había hecho el País Vasco mediante la implantación del Ticket-Bai

Así, el nuevo sistema permite a las haciendas forales controlar los ingresos de las actividades económicas de las personas contribuyentes y, en particular, de aquellas actividades enmarcadas en sectores que realizan entregas de bienes o prestaciones de servicios a las y los consumidores finales, cobrados en gran medida en efectivo. Asimismo, dicha información se utilizará para facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Empresas especializadas en el desarrollo de CRM para el sector óptico y audiológico -como son los casos de Temática Software y Deipe, por mencionar dos ejemplos- ya han adaptado sus softwares para que los establecimientos cumplan con las normas establecidas por las haciendas forales.

De este modo, los softwares de gestión prácticamente se han convertido en herramientas de uso obligatorio en los puntos de venta. A ver qué otras aplicaciones incluyen en el futuro.