Inicio HUELLAS Barraquer… la dinastía

Barraquer… la dinastía

José Antonio Barraquer Roviralta es nombrado primer catedrático de Oftalmología en España. FOTO: Centro Barraquer

Se llamaba José Antonio Barraquer Roviralta y, según cuenta la historia, era el tercero de ocho hermanos de una familia de la alta burguesía catalana. Nació el 28 de agosto de 1852 en Barcelona y creció en medio de un ambiente convulso, aderezado por el descontento contra el régimen monárquico de Isabel II.

Por esos años, la industria textil catalana hacía agua como consecuencia de la escasez de algodón provocada por la Guerra de Secesión norteamericana, lo que, de manera irremediable, terminó desembocando en la crisis financiera de 1866, la primera del capitalismo español, y la consiguiente revolución de la Gloriosa, en 1868.

En medio de todo eso, Barraquer iniciaba los estudios de medicina en la Universidad de Barcelona, hasta obtener la titulación en 1877. Dos años más tarde, fue el artífice de la inauguración del servicio oftalmológico del antiguo Hospital de la Santa Creu.

Ignacio Barraquer revolucionó el mundo oftalmológico con la invención del erisífaco

En 1888, José Antonio Barraquer Roviralta fue nombrado primer catedrático de Oftalmología en España y, en los albores del nuevo siglo, fundó la Sociedad Oftalmológica de Barcelona en 1903.  En este entonces, su primogénito, Ignacio Barraquer Barraquer, tenía 19 años y ya cursaba los estudios universitarios de oftalmología.

Así, la saga de los Barraquer comenzó a tomar forma y a ganarse un prestigio sinigual en el campo de la salud visual. En 1917, Ignacio revolucionó el mundo oftalmológico con la invención del erisífaco, un aparato productor del vacío regulable que facilitaba la extracción del cristalino.

En 1941, Ignacio puso en marcha el Centro de Oftalmología Barraquer, primera clínica de esta especialidad en España. El edificio fue diseñado por él mismo junto con el arquitecto y diseñador Joaquín Lloret Homs, lo que lo convierte en emblema de Barcelona por su estilo Art Déco combinado con Bauhaus.

El Centro Oftalmológico Barraquer abrió sus puertas hace 80 años.

José Ignacio Barraquer Moner, el hijo mayor de Ignacio, continuó con la dinastía. Nacido en Barcelona en 1916, estudio medicina en las universidades de Barcelona y Madrid. La mayor parte de su carrera la realizó en Colombia -país en el que falleció en 1998-, y es considerado el padre de la cirugía refractiva gracias al desarrollo de una técnica con la que se podrá corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. El procedimiento, conocido como queratomileusis, consiste en extraer una córnea defectuosa, congelarla, tornearla con la curvatura adecuada, descongelarla y volver a trasplantarla en el ojo.

José Ignacio Barraquer Moner es considerado el padre de la cirugía refractiva

El hermano de José Ignacio, llamado Joaquín en honor al abuelo, también destacó en el campo de la oftalmología, al descubrir la acción de la alfa-quimotripsina sobre la zónula humana y desarrollar la técnica de la zonulolisis enzimática, un procedimiento quirúrgico que facilita la extracción de la catarata de forma considerable.

En 2003, Joaquín, junto a sus hijos, la doctora Elena Barraquer y el profesor Rafael I. Barraquer, constituyó la Fundación Barraquer, una entidad sin ánimo de lucro para contribuir al desarrollo de la oftalmología y facilitar el acceso a la asistencia a personas de todo el mundo.

En 2016, tras el fallecimiento de Joaquín, Rafael I. Barraquer se ha convertido en la cabeza de la dinastía…